GALA POR EL 55 ANIVERSARIO DE LA UNEAC

(Tomado de www.uneac.org.cu)

Por: Vasily M. P.

Con una gala artístico-cultural de lujo, este sábado 20 de agosto, el comité provincial de la UNEAC celebra su 55 aniversario. Ante la presencia de más de 130 artistas e invitados, la tarde de este sábado cumple con su objetivo principal que es homenajear a los artistas de la organización y rendirle tributo a todos aquellos que, desde la trinchera del arte y las ideas, han sabido defender las libertades que ofrece la Revolución y su ideario mayor.

La tarde, que se me antoja mágica, comienza con la inauguración de la expo personal LA CRUZADA DEL VERBO del escultor y ceramista Roberto Ávila (Ciego de Ávila, 1963), en la galería Azagaya de esta institución.

Estamos ante la presencia de 13 obras gráficas que van a tono con nuestra realidad avileña. Realizadas entre los años 2012 y 2014, estas piezas se agrupan dentro de una corriente figurativa, primitivista, que por momentos nos recuerda la escuela pictórica cubana de a principios de la Revolución. Son trabajadas desde la misma cotidianidad con cemento y carbón sobre cartulina, aceite de carro, vinil, tinta de zapato.

La curaduría, desde la sobriedad y el buen gusto, corrió a cargo del artista de la plástica y presidente de la filial de Artes plásticas de la UNEAV avileña Liesther Amador González. Y supo, desde un inicio, conformar junto al artista una exposición que no dejara lugar a dudas sobre el magisterio de Roberto para manejar motivos y técnica en función del desbordamiento creativo.

Es una de esas veces en que se cumple aquello de: con menos se hace más. Y es polisémico, versátil, de buen gusto.

El conjunto instrumental de viento Música abierta, que dirige el maestro y presidente de la filial de Música de la UNEAC, Juan Carlos Corcho, llegó a extasiar los oídos de los allí presentes con obras cubanísimas y con una técnica basada en el virtuosismo, el respeto al oído y con un tacto para ser interpretadas que roza el paroxismo.

Ya en la misma gala, tras la conducción de una Yudeisy Viera Miranda que se estrena como miembro de la organización en la filial de Cine, Radio y Televisión, estuvieron presentes cual bandera que ondea sobre el muro de concreto, la sencillez, el buen tino, el gusto, la sobriedad y, por sobre todas las cosas, la cubanidad.

La cubanidad que no solo era nuestra insignia nacional dibujando las paredes de la sede, desde la altura, o el logo de la UNEAC estampado en tela; era el ambiente, las ganas, los sueños realizados y las insatisfacciones, era la voluntad de los artistas presentes que desborda cualquier obstáculo, incluso la apatía. Era el sueño de nuestro líder mayor Fidel, iniciador de este habitáculo para los artistas.

La declamación de German Juan Germán Jones Pedroso y de Jenny Ferrer Díaz, que también se estrenaban como nuevos ingresos a la organización, colmó de aplausos el alma de cada espectador. Resultaron coherentes, puentes entre lo que sueñan como artistas de vanguardia y lo que se consigue con el sudor y sacrificio.

Las canciones interpretadas por Belarmino Quiñones, ese fundador de la nueva trova avileña, desde Morón, tuvieron toda la carga necesaria para electrizar el ambiente y adormecer por unos minutos el ímpetu de los corazones expectantes.

Se daría paso a la juventud. Un niño, un son, una interpretación que le valió más de un premio en el festivales nacionales, resucitó aquella esperanza en las futuras generaciones. Con una afinación por encima de lo usual a esa edad, un ritmo contagioso y una hermosura de voz, despertó en los presentes las ansias de aplaudir la llegada de una nueva época marcada por la fe y el trabajo, por el talento.

Oristela Pérez Betanzos, presidenta de la AHS en la provincia y también miembro de la filial de Música de la UNEAC, interpretó con su acostumbrada elegancia, afinación exquisita y su elocuencia sin fin, dos temas de lo mejor del cancionero cubano «Requiem», de Silvio, y de Orlando Vistel, «Si yo hubiera sabido». Ambas a la altura de lo que a esta cantante le queda cómodo y a tono.

Lucy Safonte galopó, a golpe de viento sobre el escenario, con dos canciones que sirvieron para hacerlo brillar en medio de la tarde que se iban declinando. Maestría interpretativa, dominio del escenario, entre otros dones, le arrebataron aplausos a un público que ya no cabía dentro de sí a fuerza de acumular gratos momentos y excelencia artística.

Llegado el momento adecuado, se hace necesario rendirle homenaje a quien resulta un maestro indiscutible para las futuras generaciones, quien supo dar lo mejor de sí en pos de un desarrollo cultural a la altura de los tiempos y de la historia: René Rodríguez Muñoz, ese baluarte de la creación avileña que ha marcado pautas y ha sembrado hijos.

Y en la misma cuerda, fueron llamados los nuevos miembros de la organización para ser agasajados con una espiga de rosa, símbolo de respeto, admiración, camaradería.

Por la filial de Literatura: Leidy Vidal García, Heriberto Machado, José Martín Suárez, Llamil Ruíz y Eduardo Pino. Filial de Cine, radio y televisión: Eric Yanes Rodríguez, Inés María Cervantes, Anelys Rodríguez, Yudeisy Viera, Jesús Ariel Díaz, David Oliver y Rubén Pérez. De la filial de Música: Lucy Safonte, Oristela Pérez, Belarmino Quiñones, Yordanka Galdona. De la filial de Artes Escénicas: Vivian Romero, Jenny Ferrer, Juan Germán Jones, Roberto Castillo, María Victoria, Yamary Pombo, y Noidys Pardo. De la filial de Artes Plásticas: Osvaldo Gutiérrez. Michel Moro y Yeosviel Abstengo.

Para terminar, desde Morón, con una carga impresionante capaz de hacer latir corazones yertos, la banda de jazz La Familia, cerró con brillo, limpieza, sobriedad y atino; con virtuosismo, a golpe de escalas, improvisaciones, fugas y vuelcos de páginas musicales universales de todos los tiempo.

Ya en los finales saco una conclusión: la gala por el 55 aniversario de la UNEAC en la ciudad de los portales, tiene toda la magnificencia de sus artistas y es la digna representante de los valores constructivos y de vanguardia de esta Revolución.

 

 

 

 

 

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

UNA EXPOSICIÓN EN MINIATURA A LO GRANDE

Por: Vasily M. P.

 

 

Con estupor, con agrado, con mi niña en los brazos y atento a que no agarrase ninguno de los cuadros, visito la galería Raúl Martínez en la inauguración de la expo colectiva HOMENAJES y doy las gracias a los organizadores por esta feliz idea.

Estoy ante más de 155 miniaturas bidimensionales y algunas tallas que, a mi juicio, no estarán a tono con el resto de la muestra, pero no entorpecen el curso de la visita, están ahí, simplemente. Me llama la atención la estructura sobre la cual descansa la curaduría. Con un sentido horizontal, simulando un diseño que por momentos se me antoja espinazo de pez, y por otros, caprichos de la naturaleza, la disposición de los lienzos provee de una solidez que, visto en la distancia, hace más orgánica e interesante la exposición.

Y en los momentos en que los cuadros, digamos trípticos y otros que por autor o temática se agrupan, ameritan una verticalidad para su mejor visualización, entonces se crea una dialéctica que consigue llamar nuestra atención.

Sentido horizontal, de izquierda a derecha; verticalidad, de arriba hacia abajo; distribuciones orgánicas que simulan la realidad, nuestra realidad. Así se alcanza, amén de que se pudo distribuir también de otras maneras, que el acto expositivo no sea monótono ni tienda a la repetición. Nadie ha de ignorar que en la curaduría la disposición de las obras es tan importante como la obra misma. Con ello se crea un cuerpo estético que puede, por lo mismo, ser fuerte y constructivo, débil y apoteósico.

También es mérito en esta muestra las temáticas o los contenidos abordados por los cuarentaytantos autores de siete provincias. Así tenemos el amor o desamor por el paisaje en su universalidad, el culto a los íconos de nuestra historia, el amor, la muerte, entre otros. Temas que nos tocan a los humanos y que, entre tantos otros también presentes, nos permite ver cada obra con interés y una cierta dosis de motivación.

Así, también, estamos ante la idiosincrasias de estos pobladores que custodian, como guardianes fieles, las tradiciones que le son propias y que tienen un sello auténtico, regional, local, como se le quiera llamar.

Podrán ser pinceladas, manchones de pintura, toques de espátulas, dedos que embarran, superficies pulidas o arañadas, pero lo cierto es que cada uno de estos ejemplos transpira la localidad y los sueños de cada habitante. Además de que tienen la impronta de sus creadores, principales catalizadores de estas identidades que conforman la única identidad que acaso importa, la cubana.

Pero está, además, el más cubano de nuestros temas: José Martí, el Apóstol. Nos encontramos, entonces, ante la más variada iconografía martiana que va desde la repetición gráfica, hasta lo genuino. Una cabalgadura de rostros que nos transmite el calor de los campos mambises, el fervor del pensamiento martiano, así como, indistintamente, la personalidad de cada artista. No olvidemos que el arte, el auténtico, es un espejo donde colocamos eso que somos nos duela o no.

En este sentido, hay ejemplos de interpretaciones que brillan en su complejidad y belleza. Resaltan Leonides Lazo y Nelson López González.

Son trabajadas desde la pintura. Así vemos pinceladas minúsculas a golpe de pincel o de espátula, con esponjas, y otros instrumentos que dejan una huella manifiesta sobre la superficie que puede ser lienzo o cartón. Todos con un nivel de calidad envidiable. Y claro, para que haya homenaje, tiene que haber homenajeado. En este caso pondría yo no solamente la figura de nuestro Apóstol. Le agregaría, a mi manera, todo aquello que está gravitando alrededor de la muestra y que de alguna forma son mis propios símbolos, y son los tuyos.

En este punto podría empezar a enumerar, veo: el amor por la cotidianidad, el gusto por salvaguardar el patrimonio familiar; la riqueza cultural de una localidad y nación; ganas de hacer micros espacios para habitar lo macro; lugares comunes que tienen la particularidad de la rutina; olores residuales de toda actividad humana; dolor; alegría y miedos. Veo, también, regusto por el arte pictórico que va desde el arte más conceptual y modernista (pienso en Leonides Lazo, Pedro Quiñones) hasta el más experimental y juvenil como el de José Ángel Naranjo Pérez. Este último, presente en dos muestras bien dialécticas de paisajes que van desde una experimentación con betún sobre lienzo, rica en matices, en contrastes; a una “a lo clásico” óleo sobre lienzo, que muy poco nos tiene que contar.

Dicho de esa forma, «muy poco nos tiene que contar», podría pensarse que mi opinión es contraria, deprimente. Nada más alejado de la realidad. Pero ocurre que ante la visualidad más gráfica, artesanal, desbordante en «colores y tonalidad» sugeridas desde la penumbra de un betún, se contrasta lo usual de un colorido paisaje al óleo que, salvo las huellas de la espátula y algún que otro rezago escénico de luces y oquedades, se queda por debajo, a mi juicio, en sentido artístico, e interesante en el sentido motivacional-emocional del otro ejemplo.

Dos caras de un mismo arte. Un mismo artista con dos caras, cual moneda, así debe ser, claro está. No aplaudo esta conjugación de caras, pero tampoco lo destruyo. Solo opino, digo lo que siento. Podré estar muy lejos de la verdad, esa que nos regala el sentido común del arte y que me prepara para leer una obra sea cual sea su campo de creación.

Podría seguir opinando sobre el resto de las obras y muchas hay que tienen tela por donde cortar, pero no es el punto ni el deseo. Aplaudo, agradezco, me satisface ver muestras como estas en mi ciudad de los portales y soy un ente que valora lo bueno entre lo malo, y no subestima lo malo de lo bueno.

Entre las sombras es más visible el rayo de luz, y cuando hay rayos de luz entre las sombras siempre hay esperanzas.

En esta exposición hay de todo. Por eso tan rica en maneras de ver el arte, de vivirlo, de hacerlo. Y hasta nos podemos hacer una idea de lo que podría venir en un futuro, con una segunda muestra de este arte que también es útil porque congrega personas a su alrededor y porque recoge, cual fotografía, instantáneas de nuestra cotidianidad.

El artista busca, y en muchos casos consigue, atrapar lo cotidiano. Lo impregna de su vivencia que no es más que aquella parte de la realidad que tiene otro significado porque es el reflejo de su subjetividad. Por ello se vuelve rica, me atrevo a decir, mucho más rica que la propia realidad. No interesa que sea en miniaturas o sobre gigantografías. Importa que la realidad supera toda barrera idiomática, celestial y hasta humana.

 

 

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

NOTA DE PRENSA

NOTA DE PRENSAlogo

La Unión de Escritores y Artistas de Cuba en Ciego de Ávila ha organizado para el próximo jueves 4 de agosto, a las 8 y 30 de la mañana, en los jardines de la UNEAC, una actividad para rendir tributo a personalidades que dedicaron su vida y obra a nuestra organización con el compromiso de enaltecer el arte y la cultura cubanos.
Se suman a este noble propósito la Universidad Máximo Gómez Báez y el Centro Provincial de Superación para la Cultura, vísperas del 55 aniversario de la UNEAC, ocasión propicia para resaltar los nombres de Ada Mirta Cepeda, Lucía Watson, Omelio Suchet, Ibrahim Doblado, Andrés Avellé, César Alberti y Osvaldo Hernández, nuestro querido Tito, quien lamentablemente falleciera el pasado 9 de julio.
La labor de estos intelectuales engrandece por derecho propio nuestra cultura, y es por ello que el Comité Provincial de la Unión de Escritores y Artistas en Ciego de Ávila hace extensiva esta invitación a todos los avileños para que asistan el próximo jueves 4 de agosto, a las 8 y 30 de la mañana, en los Jardines de la UNEAC, donde irán de la mano tributo y memoria.

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

MIS POCAS PALABRAS

MIS POCAS PALABRAS

 

 

Por: Vasily M. P.

 

Te miro a los ojos y digo: sí, sé que eres periodista, pero puedes sentarte ahí a disfrutar del espectáculo como parte de este público. Te molesta, igual que a mí, la ausencia de público, de artistas afines a la manifestación artística que se expone. Te incomoda, igual que a mí, que ni siquiera estén los funcionarios que atienden esta rama artística. Ni estudiantes, ni familias.

No olvides que ahora eres público. Un necesario público.

Ya tendrás tiempo, en casa, en la soledad de tu escritura, para volverte el crítico de arte que tanto necesitamos. Por el momento, creo yo, eres solo uno de los pocos espectadores.

Y resulta que cuando asistes a sucesos culturales como este o cualquier otro, deberías primero pensar que no solo de la promoción y divulgación vive la cultura. Ni ese es la única arista que se puede criticar de una actividad. No quiero decirte en estas palabras pocas, cuáles serían esas cosas en las que deberías fijar la vista, las conoces y mucho mejor que yo, pero te hago el llamado porque sé que las costumbres suelen ser como las buenas intenciones que inventan el camino al infierno.

Ni la promoción (subir un escaño), ni la divulgación (difundir una noticia) forjan un evento cultural. La participación masiva depende de muchas cosas esenciales que merecen tu atención y el uso de todo tu intelecto para llegar a una comprensión y, luego, a la solución del problema.

Primero podríamos ver cuáles son las necesidades que tiene el público que se pretende invitar a la actividad y luego, si con esa actividad se resuelve esa necesidad. Por lo general, los sucesos culturales no satisfacen necesidades primarias, esas biológicas o de seguridad a decir de Mazlow, pero sí aquellas superiores y que tienen que ver con la autovaloración, el reconocimiento, y el estudio.

Entendiendo esto, habría que valorar entonces si la actividad en cuestión, esta misma que estás presenciando ahora, cumple los requisitos para satisfacer ese tipo de necesidad. De ser negativa la respuesta, entonces habría que entrar a analizar el grado de información que tiene el sujeto o los sujetos sobre este particular y de ser alto, pues entonces estaríamos percibiendo que existe desmotivación debido a la falta de interés por el producto final que brinda ese suceso cultural.

En pocas palabras, el sujeto espectador nada gana como artista, como ser social, no es reconocido en público ni ocupará un lugar privilegiado dentro de la platea, y ni siquiera el «mundo» sabrá que una persona con sus características está ahí, participando y construyendo con su presencia un ambiente cultural.

Adquirimos la autovaloración desde los primeros años de la edad escolar, y para siempre dependeremos de lo que los otros piensen de nosotros. Todos nos auto-valoramos y todos, sin excepción, necesitamos que nos den un espacio en el mundo para poder realizarnos.

Un público que no se realice, que no se sienta valorado como público, mientras visualiza cualquiera de las manifestaciones artísticas, es un público que perderá el interés por participar y construir espacios participativos.

Podría parecer baladí, pero más o menos así, según el Manual de la UNESCO para medir la participación social, y publicado en el 2014, son las cosas. Entender esto, analizar la situación desde esta mirada, podría ser más interesante que seguir cargándole la culpa a la falta de, repito, promoción (subir un escaño), y la divulgación (difundir una noticia).

Le sumo a esto que echarle toda la responsabilidad a una institución es como echar las prendas a los puercos.

Nuestra política cultural valora la institucionalidad como ese organismo necesario para hacer cumplir los principios de la política cultural. Los ataques de las sociedades burguesas y capitalistas estarán siempre dirigidos a debilitar ese papel que la institución tiene. Por lo mismo, es de vital importancia no criticarlas a menos que se tengan a la mano los argumentos más fieros y las notas más profundas a riesgo de caer en papelazos y sumirse en la ignorancia, en el mejor de los casos.

Habría que entrar a criticar la funcionalidad de esa institución, así como la adecuada distribución de los roles dentro de la organización. Ver, con verdadero sentido investigativo, si el promotor está cumpliendo su papel, el programador el suyo, y si todo el aparato que hace posible el funcionamiento de la actividad, esté siendo controlado y organizado con el debido profesionalismo.

Ahí, creo yo, estaría la clave de una buena crítica. Y mucho más, si junto al descubrimiento de los defectos ponemos la contrapartida o antídoto. Claro que siempre desde nuestra subjetividad, aportando soluciones o teorías para llegar a ellas.

Por otra parte, si sobrecargas la visión hacia el lado personal, podrías convertirte en un censor y no estarías ayudando en nada. Solo entorpecerías el camino pacífico de la solución y el entendimiento. Se necesita llegar al responsable, criticarlo, sí, pero moverlo en su base con tal de que cambie de actitud. Hacerle sentir que tú, y solo tú, tienes la razón y de que se lo estás diciendo para que él perfeccione su trabajo.

Sé que eres periodista, y te aplaudo por ello. Sé, también, que el ejercicio de la crítica trae consigo tragos amargos y más de un subidón de presión arterial. Pero es necesario crear ambiente cultural desde el periodismo pensado y con análisis. Debemos dejar ya a un lado las notas informativas, impersonales y des-afectivas sobre el clima cultural de la provincia. Lejos de hacer bien, les estamos abriendo aún más la herida a nuestra propia cultura.

Podría seguir escribiéndote muchas más estrofas sobre el tema. Esto dos temas, en sentido general era lo que quería expresar. Espero no haber herido tu sensibilidad. Estoy haciendo crítica también, te uso, de alguna forma, como material de estudio.

Y ahora que esta actividad termina, ahora que tienes en la cara una expresión de desagrado, puedes dejar el asiento y correr a casa, a emborronar cuartillas para evitar ese infarto.

Cuando termines de escribir ese texto házmelo saber, ojalá mis pocas palabras te hayan servido para cambiar viejos resabios y hábitos para nada saludables.

 

 

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

PALABRAS A LOS INTELECTUALES: 55 años después en Ciego de Ávila

 

Por: Vasily M. P.

 

En los jardines de la UNEAC en Ciego de Ávila, se celebró en la mañana de este jueves 30 de junio de 2016, el coloquio sobre la vigencia de PALABRAS A LOS INTELECTUALES, 55 años después.DSC08290

El sol abría espacio entre los participantes y bajaba, con ímpetu creador, por las paredes del hermoso jardín.

Se tuvo a bien convocar a las instituciones culturales de la provincia, a artistas e intelectuales desde el Comité Provincial de la UNEAC para, a través del análisis y el debate, rendir tributo a aquel hecho histórico, fundacional de la UNEAC en el país y la Política Cultural que aún hoy sigue vigente.

Con una presencia importante de aproximadamente 30 miembros de la UNEAC, 4 de la AHS, y 20 de las instituciones culturales, el coloquio transcurrió de manera amena, dialéctica, con un alto sentido del momento histórico que vivimos hoy y con toda la seriedad que la palma y nuestro suelo cultural merecen.

La sinceridad y la honestidad hicieron mella al cambio de valores que la nueva sociedad está imponiendo. La crítica sincera, acertada y sin doble rasero, sirvió como condimento en el debate y como motivo para seguir asistiendo a espacios como este.

Un panel magistral desde la catedra de María Antonieta García Rodríguez y Vivian Dulce Vila, escritora e investigadora,  en el alba de la jornada vespertina, fue el encargado de conducir los puntos de vista disímiles y muy ricos intelectualDSC08299mente hablando, sobre este tema en particular.

Si me preguntaran, ¿qué pienso sobre este panel?, podría decir que se pudo ser un
poco más abarcador en su propuesta y dirigir más la mirada a profundidad sobre las particularidades de este hecho histórico, cultural, intelectual. Pero fue magnífico en mantener un clima cordial, verdaderamente respetuoso, en entablar las pautas a discutir y en ceder la palabra en tiempo y espacio adecuados.

De tan rico, quedaron pendientes otras aristas que, en su momento, y con previa coordinación, se hará una segunda vuelta de coloquio.

Se discursó  sobre las variantes e interpretaciones que ha suscitado a lo largo de estos años PALABRAS A LOS INTELECTUALES. Se analizó el contexto histórico en que se realiza este suceso cultural; se habló del papel del artista en la sociedad futura y actual; se analizó críticamente algunos de los errores en materia cultural que se cometieron después a raíz de una mala interpretación de estas PALABRAS; se dignificó el papel de los periodistas y la crítica que han de servir en pos del bienestar humano y de la sociedad; se recalcó la importancia de los medios y la comunicación para el rescate de nuestros valores más auténticos; se exigió que cada intelectual sea capaz de conformar el espacio que vive y arreglar lo que deba ser corregido.DSC08301

De manera feliz, y con ánimos constructivos, concluyó este coloquio por los 55 años de PALABRAS A LOS INTELECTUALES ofreciendo al público asistente, la lectura de unas palabras finales de Abel Prieto, asesor del Presidente del Consejo de Estado y de Ministros Raúl Castro, a raíz de un aniversario más de PALABRAS A LOS INTELECTUALES.

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

SE REALIZA LA ASAMBLEA DE BALANCE DE LA FILIAL DE ARTES PLÁSTICAS DE LA UNEAC AVILEÑA

Por la mañana de este sábado 18 de junio de 2016, la sede de la UNEAC avileña acoge a su membrecía de la Filial de Artes Plásticas para realizar la asamblea de balance de la misma, que analiza el trabajo realizado en el periodo 2014-2016.

Nos acompañan en la reunión Luis Venegas, director del Fondo de Bienes Culturales, Yamilka funcionaria del PCC, Virginio Menéndez Moro, director provincial de Cultura, Yoan Zamora, vicepresidente primero de la UNEAC y Alberto Fernández Pena, Presidente del comité provincial.

Liesther Amador González, quien preside la filial, en el momento inicial lee el informe que refleja los logros y desaciertos de la misma durante este periodo. Una vez terminada su lectura, comienza un amplio debate que va desde la promoción de los artistas, la necesidad de ponerse al día con la entrega de toda la información utilitaria para la promoción personalizada, hasta el trabajo de los artistas con el turismo, entre otros temas.

Es una asamblea que se desarrolla en un ambiente discursivo, dialéctico. No faltan los afectos, los estados de ánimos caldeados. Pero es necesario cuando la pasión llena la centímetro de los cuerpos de estos artistas. Es necesario cuando se trata de salvar la vida orgánica de la organización y del futuro de nuestra patria.

También es el momento ideal para presentar a la nueva membrecía de la organización que recientemente hicieron crecimiento. Osvaldo Guiterrez Gómez, Michel Moro, y Yeosviel Abstengo.

2

78

6

94

3

DSC07920

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

DE DIBUJO Y DE RISA

Por: Vasily M.P.

 

 

Fui a la galería Raúl Martínez de la ciudad de los portales a ver la expo colectiva de Michel Moro y Osval porque soy amante de la gráfica, hijo del humor y una especie de personaje de las caricaturas.

Entré con cierto dominio del  mundo poético de estos dibujantes, llevo tiempo degustando sus obras, pero con amplias expectativas. Una exposición de humor gráfico, en una galería de artes plásticas, debía significar todo un suceso artístico en donde se dan la mano formas y contenidos.

Claro, sí la dignifican dos artistas que acaban de formar parte de la UNEAC y que han sido premiados en varias oportunidades y certámenes diversos. Su calidad es indiscutible.

Esta podría ser mi primera observación. Si la caricatura, la viñeta humorística, se acercan más a los medios de comunicación impresos o digitales, y de pronto se pueden exponer en un espacio especializado, ¿por qué no convertir ese suceso en algo grandilocuente? No basta solo con exponer impresiones, ¿no valdría la pena también, hacer gala de otras técnicas propias de la plástica?

Reconozco que alguna intención habrá para que esto sea de la forma en se hizo. No soy quien para cuestionarlo, pero dar criterios en función de mi artículo sobre esta exposición significa que estoy dando «mi» opinión. Y quiero construir con ella, primero, un ambiente cultural; luego, a un lector que sea capaz de pensar distinto a mí y que vea otras cosas en la obra reseñada, que yo no fui capaz de ver.

Así aprendo. Así consigo ser más humano. La intención del arte será lograda cuanto más nos acerque al lado humano.

Le sumo a esto la ausencia de pies de obras en la muestra. ¿Es que no tienen un contenido? Pareciera que la propia exposición no tuviese un sentido, cuando visiblemente está ahí, lo construyen los temas tratados, la gráfica como técnica, la visión personal y a veces disidente de un mismo asunto, las parodias y las metáforas como recursos estilísticos.

Todo o casi todo apunta que hay una intención con esta unión de dos formas distintas de hacer humor gráfico, ¿por qué entonces no colocarle un título y con ello llamar la atención a esa parte de nuestros procesos psicológicos como lo es la cognición?

Aplaudo que en nuestra provincia se haga humor gráfico, y del bueno; aplaudo que se hagan exposiciones en las galerías que son para eso; aplaudo el intento formal, informal e institucional de conseguir una curaduría y que esta resulte interesante y sea acogida por el público.

Los tiempos corren, las carencias van a la par, no se quedan en el borde del camino esperando otro aventón. Es difícil construir cuando se tiene bien poco. Aunque no es menos cierto que cuando hay creatividad no hay escasez.

Además, me sumo a aquella parte de la población que sabe reconocer a sus artistas, a sus caricaturistas y son capaces de reírse donde tal vez vaya una lágrima. Nuestro humor, el avileño, aunque escaso en materia de grafismos, es nuestro.

Repito, «entré con cierto dominio del  mundo poético de estos dibujantes, pero con amplias expectativas» y esto es la clave de la crítica que pretendo escribir entre esténtores del calor, ruido de amaneceres, y una sequía me va llenando todos los aleros.

En primer lugar, los dominios de la técnica del dibujo son de sobrada exquisitez tanto en Osval como en Michel. Representan, cada uno por separado, escuelas distintas, pero no contrarias. Michel reverencia lo actual, lo contemporáneo sin querer a toda costa ser contemporáneo que ya para mí es aplaudible. Osval es un poco más clásico, de técnica más depurada, a la vieja escuela, más de como yo veía el mundo cuando era un niño.

Juntos no desentonan. Se implementan. Dos generaciones dialogando sobre temas universales. Dos formas plásticas bien distintas que buscan la polémica y el goce de la amistad. Pienso que, tal vez, se pudo ganar más en dialéctica si se hubiera colocado ambos autores en un solo marco y se hubieran repartido por todo el espacio.

Digo dos en un marco, pero sin que fuese obligatorio que los dibujos tocaran el mismo tema. Hubiese sido más sustancioso, más polémico, más rico en interpretaciones. Incluso hubiera ayudado a la dinámica de la misma exposición.

Lástima que, y repito: «los tiempos corren, las carencias van a la par, no se quedan en el borde del camino esperando otro aventón». Ese tipo de frase puede frenar la imaginación y la creatividad. Otras variantes, desde los propios autores corrigen cualquier ausencia.

Aquí tal vez hubiera ayudado la numerología. Es decir, son 14 obras de Michel Moro de este lado de la galería, hacia la entrada. 14 de Osval después de la pared que nos separa de la puerta trasera. Dos números pares que son «lunares, femeninos y magnéticos». El número par está en la razón del equilibrio. Y en todas partes. Dos números pares suman uno par; uno impar más uno par suman uno par, dos números impares suman uno par. Es una constante.

Como mismo es una constante el amor, la política, la patria y la maldita circunstancia del agua por todas partes. Estas que sí están presentes en esta muestra de alto dominio de la línea y de las formas.

No estoy dando coordenadas, solo digo que un poco más elaborada desde el nivel autoral, la expo, como curaduría, hubiese ganado en solución, en soltura, en vertiginosidad.

Pero la exposición no pierde en frescura una vez que desatiende el formalismo de «pensar» y nos convoca a «pensar» y que, considero, es la mejor forma de hacernos «pensar». Lo que significa que no todo en el arte tiene que estar exquisitamente planificado para que salga bien.

En esta unión de grafismos, que los avileños podemos presenciar en la galería Raúl Martínez, están latentes la risa y la tristeza. Dos emociones universales que entienden al hombre, y al cubano, como un ser que vive riendo sus desdichas y llorando sus venturas, sin que sea contradictorio. Es que vivir es eso, es ir dialécticamente contra la corriente. Es estar en el punto exacto del momento equivocado. Es darse cuenta de los errores y decirlos aunque esos errores nos laceren después.

Así lo vivo en los dibujos de Michel Moro y de Osval. Y le agradezco que hayan pensado con urgencia en llevar sus trabajos a una galería. A lo mejor ni siquiera han considerado en la posibilidad que le brindan a mucha gente de poder apreciar con algo de calma, ese talento que tienen para el dibujo y para hacer reír.

De dibujo y de risa se compone esta muestra que tiene también de lujo y que encanta. Son autores contemporáneos, y están vivos. Piensan y razonan el mundo nuestro.

Es noble en intención: una mirada humana al mundo. Pero podría haber sido más localista: una mirada a nuestro mundo inmediato. No le resta la universalidad. Así es el humor también, universal y humano.

Gracias a Osval y a Michel Moro; gracias a aquellos que hicieron posible ante el barullo de unos vidrios contra el piso, una exposición de humor gráfico que cura a esa alma que alguna vez estuvo sola de cara al universo.

Ojalá haya una segunda parte de esta muestra, donde nos veamos todos los avileños, con risas y quejas, desnudos a la sombra del más tremebundo de los portales.

 

 

 

 

 

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

II EVENTO PROVINCIAL «LAS AGUAS MIL» CONTRA LAS DISCRIMINACIONES

portada

 

programa

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

LA IMPORTANCIA DE ASISTIR A LA PEÑA «ESPACIO VITAL» EN LA UNEAC AVILEÑA

Por: Vasily M. P.
Usted que pasa por el portal de la UNEAC avileña mientras está sucediendo la peña ESPACIO VITAL; usted vecino, que desde su casa puede escuchar algo de lo que ahí ocurre; usted, miembro de esta organización; usted, colaborador o artista; existe una peña de debate cultural, de inteligencia a pulso, a la que puede asistir y ser parte de su contenido. Usted, con sus opiniones, o solo con su presencia, ya estaría colaborando con este espacio que siempre pretendió ser importante. Y lo es en la medida en que ha podido halar público.
Si no lo sabe, le cuento que es una peña que surge paralela al ESPACIO VITAL que se transmite desde hace más de diez años en la televisión avileña cada jueves, desde las 5 de la tarde. Aquel es un programa de entrevistas bien pensado, con un tema general que es debatido hasta casi la saciedad. Esta es una peña que pretende continuar el debate con los mismos invitados pero con algo más enriquecedor, un público de distintas edades y sectores de la sociedad. Es ideal para que usted, desde su asiento, pueda debatir con nosotros sobre temas culturales, artísticos y hasta sociales, porque todo está relacionado. El arte existe porque existe una sociedad que lo consume y lo necesita.
Es importante estar en la peña porque contribuye a que sus necesidades de educación, de autorealización, de autoestima se vean beneficiadas. ¿De qué forma? Si usted de los llamados «culturosos», este es el momento de dejar soltar su intelecto y emitir sus juicios sobre alguno de los temas que allí se abordan. Si es de los que se informan de todo, pues se puede seguir informando aquí de lo que acontece en materia cultural en la provincia, así como del quehacer artístico de sus creadores, más otros temas sin dudas polémicos. Si prefiere solo participar como escucha, puede hacerlo y verá como poco a poco, sin esfuerzos, va entendiendo y tomando partido de los distintos puntos de vista que se generan y afirmará, seguramente, que espacios como esos son necesarios para la buena salud de la cultura y el ambiente cultural. Si por el contrario es una de esas personas Críticas, que tiene algún asunto no resuelto con Jorge Luis Neyra, o cualquiera de los otros invitados, este sería el momento para, desde la cordura y el diálogo, establecer algún tipo de relación y sacar al aire algunas desavenencias; siempre con el ánimo de construir. Si es usted de los que escriben crítica, hacen artículos para revistas o periódicos culturales, este es el espacio para probar sus propias teorías sobre fenómenos culturales, procesos creativos, o para medir la temperatura del ambiente artístico y creativo en esta provincia. Igual puede ser un público pasivo y solo disfrutar de las propuestas que desde el buen gusto y la inteligencia, nos hace Neyra. O simplemente tener un momento idóneo para una foto en ambiente cultural y colgarlo en Facebook o Twitter para que sus familiares, amigos y enemigos lo puedan visualizar desde cualquier parte del mundo. Ellos, de seguro, lo felicitarán por estar en una actividad de la UNEAC.
Además de que si es familia de alguno de los invitados a la peña podrá sentirse orgulloso de ese lazo familiar que le une de por vida a un artista de vanguardia de este país. Y eso, también, se refleja en el autoestima del artista. Es importante, o medular.
jorge Luis Neyra es el director del programa televisivo. Y es, además, el conductor de la peña. Es un creador de inquietudes filosóficas, con aguzado olfato para hallar cuestiones problémicas y entablar debates sobre temas generales. Y sabe conducir el espacio. Es carismático, su verbo es de fácil comprensión, con marcada cadencia y casi siempre habla de manera pro-activa, con una sonrisa que invita al diálogo sincero. Y casi siempre consigue que los invitados se abran y socialicen sus desafueros o venturas. Por eso es importante que venga este viernes 20 de mayo, a las 9 de la noche a nuestra sede de la UNEAC avileña para que pueda compartir con él y el equipo de invitados y colaboradores de la UNEAC en esta peña.

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

¿CON CIERTO AIRE?

Por: Vasily M. P.

 

 

Confieso que en vida he visto pocos espectáculos ya sea en el plano teatral, musical, de cabaret. Como profesional de las artes escénicas, hace ya algunos años, tuve que beber de su saber para poder distinguir la excelencia de la mediocridad en ellos.

Con este antecedente, no puedo asegurar que el espectáculo HUMOR CON CIERTO AIRE de Kike Quiñones, presentado este fin de semana en el Teatro Principal de Ciego de Ávila, sea obra de calidad o de un mal gusto bien pensado.

Lo cierto es que ni el nombre de su actor-gestor del mismo, ni la afluencia bastante numerosa de público son garantía de calidad.

También es cierto que Luis Enrique Kike Quiñones se ha ganado un lugar importante dentro del humor cubano pero, de la misma forma, considero que aún le falta garra y un par de trucos para pasar a esa otra categoría donde ¿descansan?, las estrellas del humorismo en Cuba. Al menos, en este espectáculo que no es toda su carrera, pero es parte de ella.

Y esa economía de recursos histriónicos las pude percibir aquí. El personaje que montó Kike para la conducción del suceso teatral se quedó por debajo de las expectativas y más que un intérprete de emociones y subtextos, se quedó en el marcaje de movimientos escénicos y algunos giros o transiciones. Demasiada confianza, supongo, puede también hacer daño a un actor.

Es cierto que como cantante Kike Quiñones se lleva las palmas. Lo hace con una presencia más que poderosa y con cierto dominio de resonadores, aparato respiratorio, ritmo, soltura; pero si no fuimos a ver un espectáculo musical, entonces no creo que este sea el plato fuerte o sustento del mismo. La cosa iba por otro rumbo que, a mi juicio, se malogró.

Y la cuestión está en la falta de equilibrio que, desde la misma entrada, estuvo haciendo heridas el espectáculo. Pongo ejemplos: hubo buenas interpretaciones cantorales, pero no actorales; hubo una estructura más visible del contenido, pero no de la forma. Estos detalles, entre otros, dan al traste con un espectáculo falto de motivos para ser interesante, para atrapar la atención del público.

Considero, además, que como espectáculo no tiene progresión dramática. Se mantiene en un estado de meseta desde su introducción. Pareciera que la presentación de los músicos acompañantes, ya al final, se conseguía un clímax. Aunque nada más alejado de la realidad.

Y es que precisamente la ausencia de diferentes tempos-ritmos dentro de la puesta llevó al traste el dinamismo teatral. Todo estaba sobre la misma cuerda, aunque sin balanceos. Si algo necesita un espectáculo para atrapar definitivamente la atención, el interés, es dinamismo, visibilidad.

De eso no había ni atisbos. La escenografía, una silla que se movía para adelante y para atrás; un par de cambios de ropa, y unos movimientos escénicos que solo atinaban a acercarse al público en un intento por romper con la cuarta pared, no fueron suficientes para que, talento y gracia, levantaran el ánimo del público y lo hicieran reír hasta el éxtasis.

De igual manera, por momentos, los chistes padecieron de una característica del cubano que es la reiteración. Y más allá, reiteración de los significados. El público avileño, que es inteligente, por momentos entendía la intención y lo que se esconde por debajo de la punta del iceberg de una broma, y Kike entonces, hacía hincapié en el contenido latente del mismo. Creo que innecesariamente. El espectador le daba muestras suficientes, con algarabía in crescendo, de que estaba entendiendo la intención e interpretando contenidos.

Pero no todo fue negativo en este HUMOR CON CIERTO AIRE ¿americano? Hubo sketch de calidad y una excelente caricatura de la conciencia social del cubano y hasta fotografía al vivo y sin guante su personalidad. Por lo que el espectador se supo identificado y la risa aprobó ese proceso.

Además de que se le rindió tributo, de alguna forma, a los grandes de la escena artística cubana tanto en música como en teatro. Y se hizo referencia al teatro vernáculo, tan arraigado a la sociedad cubana del pasado que solo con él se puede hacer una representación social de ese entonces.

Los músicos acompañantes en el show, estudiantes del ISA, de diferentes zonas del país, estuvieron a la altura del momento y supieron entregar maestría y soltura musical. Pero no tuvieron oportunidad de mostrar todo lo que saben. Su desempeño fue tragado por el aire, ¿americano?, que les quitaba la voz y, creo yo, la identidad.

Siempre se agradece un espectáculo de este tipo en la ciudad de los portales. Y es bueno que cosas como estas sigan sucediendo. Así formamos un público que ya es inteligente y que gusta, premia, las cosas buenas.

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

LA TURBINA VERSUS CULTURA CUBANA

Por: Vasily M. P.

Seguimos perdiendo terreno en la batalla por la cultura. Y en los detalles, a mi juicio, puede estar la mano del diablo y, en su sumatoria, la destrucción de algo. No quiero ser pesimista. Basándome en el principio de L. S. Vigotsky, «todo proceso intrapsíquico primero fue interpsíquico», quiero dejar expuesto aquí mis ideas sobre la futura, si no ya inminente, derrota en el campo de la cultura popular en esta ciudad avileña.
Pudiera estar padeciendo del Trastorno de las Ideas Irracionales, pero esto que escribo es, primero, el resultado de algo vivido (que ocupa un lugar en el plano real) y vivenciado (que tiene significado), varias veces en el mes; algunos de mis amigos me han llamado la atención sobre el tema con la exposición de sus propias experiencias; y he participado en otras realidades como para lograr la comparación y darme cuenta de la diferencia.
De nada vale que sigamos vociferando en cuanto congreso o espacio de debate se nos dé la oportunidad, sobre la difusión de la banalidad y el mal gusto en los medios de divulgación, comunicación masiva, que fueron reestructurados a partir de 1959 en función de hacer realidad una política cultural «para el bien de todos».
De nada vale que nos desgastemos discursando en comisiones de trabajo sobre espacios públicos, consumo cultural; que los periodistas sigan realizando investigaciones sobre el consumismo de la mediocridad y sus secuelas; ni que algunas personas aún se busquen «problemas» por tratar de cambiar aquello que urge ser cambiado.
De nada vale, repito, tratar de hacer praxis lo recogido en nuestra política cultural y que se refiere a ese conjunto de «interacciones realizadas por el Estado, las instituciones civiles y los diversos grupos comunitarios organizados con el fin de ordenar el desarrollo simbólico, satisfacer las necesidades culturales de la población […] » cuando en el Parque de la Ciudad, pensado para el disfrute de todas las edades, de la familia avileña, se proyecta y se obliga a consumir una cultura mediocre que para nada tiene ver con « las necesidades culturales de la población».
Y cuando hablo de «se obliga» a consumir, lo escribo con todo el sentido que la lógica me lo permite. Porque los estándares de la educación cívica tienen bien claro el concepto de Violencia Cotidiana y se refiere a aquellos actos institucionales o privados que ejercen presión, silenciosa y abiertamente, para que el individuo haga lo que ellos como violentadores del libre albedrío, quieren que se haga (Monografías.com, 2016).
No le echemos la culpa al público que acude a este lugar. Sabemos que es el más heterogéneo, pintoresco, y en igual medida, el menos exigente en materia cultural. Entendemos que van allí en busca de recreación, pero también se comprende que a través de la recreación bien intencionada se logra un gran propósito: consumo cultural sano, a la altura de nuestra rica tradición cultural y facilita el acceso a la creación artística más genuina.
La tarea no lleva gasto material adicional, solo un poco de tiempo y voluntad en quienes deberían ejercer el control. Aún cuando se haga uso de la «violencia» para persuadir, transformar hábitos, instaurar una forma de vida saludable, en función del bien común.
Control, en primer lugar, de la calidad de lo que se ofrece en el plano cultural en cada área. Y esto va tanto en la visualidad del entorno (desde un cartel de anuncios, hasta un local con pésima ambientación) como en la música que se ofrece.
No hay una sola de las múltiples áreas que no se propague música de la «peor calaña» (si es que se me permite el término). Solo la Casa del Guajiro se salva de la vorágine del reggaetón y otros géneros que distan mucho de poseer calidad.
Al menos vencimos la batalla contra la injerencia o la transculturación. La música que se pone es casi 60% cubana. Pero falta ganar la más importante de las batallas, la de la calidad. Al público que acude a este complejo se le debe respeto. Un público que nosotros también, desde la cultura, deberíamos formar.
En nuestra casa se le ofrece a la visita lo mejor que tenemos. Claro, en los hogares actuales esta tradición se mantiene mientras las personas de la tercera edad continúan en su lugar de mayor estima. En los más actualizados, ya no se cree en eso que llaman «imagen» y que solo se cuida cuando hay presencia de un peligro real.
Cultura de la violencia, violencia cultural, cotidiana, diría yo, «[…] se caracteriza básicamente por el no respeto de las reglas […]» (Monografías.com, 2016), es lo que se ofrece a esa familia en el complejo del Parque de la Ciudad, sea cual sea su condición social.
Por ejemplo: la música la ponen en bafles gigantes a solo unos metros del oído de los comensales, del público en general; bombardeo continuado de reggaetón y de reggaetón y de reggaetón. ¿No existen otros géneros musicales en el cancionero cubano? Ni hay individualidades. Ni hay un mercado de la música de donde escoger. Y, lo peor, no hay un cerebro detrás de estas acciones violentas que sea capaz de pensarlo para detenerlas y llamar a la cordura.
En primer lugar, te violentan de manera física con el aumento excesivo e innecesario de los decibeles de la «gritería». En segundo, de manera psicológica con el contenido que proyectan las canciones (siendo positivistas y creyendo que estas tienen «contenido» y que pueden ser tildadas como «canciones»). Y los obligamos a gritar, a no comunicarse, a comportarse de manera totalmente ajena a la buena educación.
Esto va generando inconscientemente una predisposición a la exaltación de la personalidad que, agravado por los efectos de la bebida, dígase ron o cerveza, el mal trato de los propios gastronómicos, termina por traducirse en actos vandálicos, violencia de todo tipo.
¿Quién puede ser amable, ofrecer disculpas en casos de malos entendidos, tomar decisiones correctas o, simplemente disfrutar de un merecido descanso de fin de semana en medio de un ambiente tan hostil?
Y en esto precisamente hemos convertido el Parque de la Ciudad. Los campos de batalla donde nuestros mambises del 68 defendieron la luz y la palma soberana, debieron ser más tranquilos.
Somos responsables todos, desde el que levanta la mano solo en asambleas y congresos para denunciar hechos como estos, hasta los que se congregan en esas reuniones de recreación y no terminan de hacer palpable lo recogido en la política cultural cubana, «pensar por el pueblo y para el pueblo, lo que encierra, lo bello, lo útil y lo bueno de cada acción, lo estético».
Busquemos soluciones reales a este problema que hoy late sobre el Parque de la Ciudad. Evitemos que los niños consuman lo peor de la cultura cubana, con su música y todo, en ese parque infantil que luce los mejores aparatos de la ciudad, y la peor música que ni siquiera es apropiada para su edad. Esto también es generador de violencia y es un crimen que, a la larga, tendrá sus consecuencias.
Si somos capaces de permitir que en esta área cerrada, con carritos locos, un trencito y otros aparatos de lujo, se agreda una y otra vez la mentalidad de los niños, seremos capaces de la peor bajeza y seremos tan «bandidos» como aquellos que quieren la anexión a un país que nos agrede aún en el siglo XXI.
La solución, a mi entender, no es tan difícil. Quizás se podría pensar en que las instituciones culturales apadrinen «culturalmente» el área con las que más afinidad tengan. Así se podría tener espacio juvenil con el sello de la AHS, otro con la impronta de la Trova, de música folclórica, bailable, danzones y boleros, el rock, hip hop y hasta el jazz. Todos en armonía por el bien del pueblo avileño y en defensa de su cultura.
Felizmente podría ver el lugar infantil con aire retozón, sano y atractivo, tal vez de la mano del Polichinela y de los Instructores de Arte, en pos del disfrute de nuestros niños que son, en definitiva «la esperanza del mundo».

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

UN ESPACIO VITAL PARA LA TV AVILEÑA

UN ESPACIO VITAL PARA LA TV AVILEÑA

 

Por: Vasily M. P.

 

espacioESPACIO VITAL de la televisión avileña, es un programa con pegada, aguzado olfato para dirigir los enfoques temáticos y una sobriedad en cuanto a diseño y visualidad. Ya cumplió sus diez años de vida y continúa con su aire renovador, de conquista, acaparando el interés de la gente y de las instituciones culturales de la provincia.

No diré mentira alguna. Cuando hablo de que sigue «acaparando el interés de la gente y de las instituciones culturales» no me refiero a que se trata de un programa que «todo el mundo» conoce o del que se habla todo el tiempo en la calle. No, me refiero a un programa que la inmensa mayoría de los artistas y trabajadores de la cultura conocen y ven por lo menos dos veces de las cuatro frecuencias que tiene al mes.

Por lo tanto, no es un programa popular ni de culto, pero sí es apto para todo tipo de público y preferiblemente para aquellos que ya están en la edad del cuestionamiento, del análisis, y con ansias de profundizar en conocimientos.

La clave de su éxito, a mi entender, está en la propuesta dramática que nos ofrece y que está muy en línea con los planteamientos de nuestra política cultural, y de los distintos congresos de la UNEAC sobre todo en su octava edición. Acerca al público a los distintos espacios culturales desde la reflexión sana y constructiva, además de que produce arte.

Su realizador, Jorge Luis Neyra (Ciego de Ávila, 1968) es «director de TV y Crítico de cine. Licenciado en Economía. Miembro de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba, y de la Asociación Cubana de la Prensa Cinematográfica (ACPC), filial cubana de FIPRESCI. Miembro de Honor de la Asociación Hermanos Saíz». Su currículo lo presenta como un realizador interesado en propuestas ambiciosas que se destacan por sus guiones, una buena historia, y el talento.

Y resulta que Neyra es un creador por excelencia. Inundado por preocupaciones estéticas, perseguido por las dicotomías y la polisemia, amante del conocimiento y amigo de la conversación, no pierde oportunidad para exponer su punto de vista sobre las cosas. Siempre nos dará una visión digna de tener en cuenta porque consigue ver lo que muchos, con sobrada experiencia, no logran captar.

Por ello merece todo el respeto, y resulta polisémico, y polémico, lo cual es más interesante. Nada está dicho de forma oficial, y ninguno de los textos es a la manera institucional. Todo responde a la estética de Neyra y solo a él se debe el sentido de cada entrevista.

Digo estas cosas de Jorge Luis Neyra porque vienen a  tono con la caracterización de ESPACIO VITAL, el programa. En el arte, se sabe, nuestra obra se parece irremediablemente a nosotros. No es casual entonces que los guiones los escriba él. Así podemos adentrarnos en ese mundo subjetivo de un autor que materializa en su labor profesional sus concepciones como artista.

Neyra no escribe ensayos ni textos puramente literarios; no es artista plástico ni diseñador; no es un informático o perseguidor de las nuevas tecnologías; por lo tanto su manera de darle salida a su filosofía es desde el audiovisual. Y las usa a fondo, que de eso sí sabe.

Por eso ESPACIO VITAL viene a ser la obra personal de Jorge Luis Neyra porque la vive, la sueña, la piensa a cada segundo de su propia vida y por cada segundo que tendrá de vida. Porque no quiere dejar nada al azar. Así le ocurre a todo creador con su obra. Se crea un vínculo, una responsabilidad tan grave que no permite descuidos ni rutinas.

Y la rutina, precisamente, es un lastre para los realizadores que no tienen más intenciones que ser simples profesionales. No es el caso de Neyra y su ESPACIO VITAL. En cada propuesta, con cada entrevista, el programa parece cargarse de una energía actualizada, real, matizada por la subjetividad del que está siendo cuestionado ante la cámara y el ambiente que crea con sus respuestas.

Todo esto se hace palpable no solo con la edición, los cortes necesarios si no, también, con las preguntas, el tema a tratar; los momentos musicales escogidos a tono con la preferencia del entrevistado o el contenido de esa edición. Así se consigue ese ambiente acogedor, diáfano, en donde podemos o no estar de acuerdo con las respuestas, pero sí estamos conscientes de que presenciamos una entrevista inteligente porque invita a reflexionar. El grado de profundidad se lo pone el entrevistado con sus respuestas.

Lo cierto es que las preguntas elaboradas por el propio realizador dan pie a que su interlocutor pueda ser profundo, preciso, abarcador y hasta panfletario. Y el mérito de esto reside en que Jorge Luis Neyra es un comunicador por excelencia. Le encanta hablar con las personas y de alguna forma, también, le gusta discursar con entes afines a su manera de ver filosóficamente la vida. Y de esto se trata, en esencia, ESPACIO VITAL.

Neyra realiza una especie de dinámica, tal vez inconscientemente, antes de cada grabación. De esa forma prepara el ambiente en donde el entrevistado deberá sentirse más a gusto.

Con una frecuencia semanal, cada jueves desde las cinco de la tarde, se diluye este programa de entrevistas que no se parece en nada a los distintos espacios que tiene el canal avileño. Y me refiero a aquellos con este corte de entrevistas y temas a debatir. No es como RAÍCES, que rescata identidad, cultura y personalidades; CHARLA DE CAFÉ que pretende analizar fenómenos culturales; ni los de más reciente aparición como PUNTO DE GIRO, CORTE DIRECTO (de la AHS); ni de otros con otro nivel o estilo y objetivos.

La gran diferencia no reside ni en el color de la fotografía, el manejo de la cámara, el sonido o el empleo de las nuevas tecnologías (Neyra es un adicto a la manera clásica de hacer televisión), si no al trabajo bien escrupuloso con el tema a abordar, la profundidad que se precisa, y los invitados. Esto último es clave. No todos los programas de la televisión avileña tienen la posibilidad de escoger a la perfección a sus entrevistados y Neyra logra que hasta los más difíciles creadores asistan al día de la filmación a la hora señalada y con un buen trasfondo cultural para que las cosas no se salgan del plan previsto por este también guionista.

Es su obra, tiene las riendas de ella aunque tampoco escapa a las leyes del azar y del error. Domina las posibilidades que brinda la entrevista al procurar que las deficiencias del entrevistado no salgan a la luz pública ni entorpezcan el proceso de comunicación.

Así, en cada filmación, este realizador asiente con la cabeza ante las respuestas dadas, logrando la empatía con él e invitándolo así a que mantenga un diálogo fluido, orgánico, que tanto bien le hace y que a tono le viene al concepto del programa: ESPACIO VITAL: lugar  de vida, vida cultural, ámbito de creatividad, de crítica y razón.

Veamos también la importancia que tiene para la vida orgánica de la AHS y de la UNEAC en la provincia este programa.

Filmado en los jardines de la sede avileña de la UNEAC, muestra al público un sitio que se ha ganado el prestigio por ser defensor de nuestros valores identitarios, y por salvaguardar el arte y a los artistas de vanguardia. Muestra, además, la visión de algunos de esos artistas sobre la cultura avileña y nacional.

No quiere decir con eso que otros artistas, al no pertenecer a la AHS o a la UNEAC, pierdan la oportunidad de participar en este programa. La esencia conceptual del mismo da lugar a que todos sean llamados en algún momento, el único requisito es tener una obra y una consecuencia en el pensamiento y el actuar. Porque con razonamientos se arma esta obra. De razonamientos y de críticas también, vive el Hombre.

Ahora mismo este programa pudiera ser uno de los más viejos dentro de la programación de la tv avileña, pero no considero que deba sufrir el destierro de dicha programación. Es un programa que resulta necesario por tanto logra el objetivo primordial que es enaltecer el arte y la cultura gestada desde la ciudad de los portales con el punto de mira en el artista. Además de que responde a los intereses promocionales tanto de la AHS como de la UNEAC así como a los presupuestos que se tratan al más alto nivel desde cada una de las comisiones de trabajo de la UNEAC y que encuentran aquí, una manera de llevarlos al público real.

Aunque es cierto que ESPACIO VITAL como programa necesita ya una revitalización en su imaginería. Es decir, se le hace necesario actualizarse en cuanto a diseño, imagen, ambiente y color. No porque esté desgastada o fuera de moda su estética, si no, más bien, porque los tiempos cambian y con él, el diseño. Las formas y las modas se van poniendo a la par de las tecnologías y se vuelve imprescindibles vivir con ellas. No se trata de hacerles caso todo el tiempo, pero tampoco de obviarlas.

Ya ha sufrido este tipo de actualización en varias ocasiones, incluso nuevas etapas en las que se persiguen estéticas distintas.

Desde aquellos primeros años del 2000, cuando el proyecto era LA HORA DEL TÉ, ya había una intención marcada hacia otros derroteros. Después, devenido el proyecto en ESPACIO VITAL ya un poco más acá, las cosas maduraron, se ganó en experiencia y en calidad. Aunque se mantuvo el objetivo esencial que era la entrevista al creador, al artista; el muestrario de audiovisuales con eficacia y sobre artistas de valía. Y la conducción estaba a la orden del día.

Luego, con la inserción muy atinada de Yudeisy Viera Miranda, el espacio ganó en imagen, presencia, en vitalidad y sonoridad. Así también se trabajó un poco más el diseño de presentación. Cambios que ya, lo entiendo así, podrían pasar a una nueva etapa de trabajo.

A mi juicio, ya va siendo hora de que junto a la novedad de la voz en off de Yudeisy Viera, aparezca otra simbología y otros recursos estéticos que enaltezcan ESPACIO VITAL y lo hagan más vital todavía. Creo que es tiempo de sentarse en la mesa de trabajo con diseñadores y editores para discutir nuevos derroteros que lo actualicen para su bienestar.

Además, y esto podría ser válido para todos los programas del canal televisivo avileño, habría que volver a plantearse una estrategia de promoción para los programas de la parrilla. Es válido hacer spot para ellos, o que se anuncien a través de tirillas u otros modos. Esto permite que el producto llegue a más personas y se mantengan entre la popularidad de la gente o que al menos estén presentes en su imaginario.

Estoy seguro que el público avileño, los artistas y las instituciones culturales agradecerán que se mantenga todavía por un buen tiempo este ESPACIO VITAL que consigue a un tiempo hacer arte de calidad y producir cultura del buen gusto.

 

 

 

 

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

11no. ENCUENTRO NACIONAL DE JÓVENES TROVADORES

11no. ENCUENTRO NACIONAL DE JÓVENES TROVADORES

CIEGO DE ÁVILA 23 AL 27 DE MARZO DE 2016

HORA  LUGAR MIÉRCOLES 23 JUEVES 24 VIERNES 25 SÁBADO 26 DOMINGO 27
2 PM

UNEAC

Cóctel de Bienvenida Panel

Trova y nacionalidad

Larry / Bullón / Yoan

Panel

¿Trova popular o alternativa?

Luis  / Musicóloga / Ariel D

x x
3 PM

Casa TROVA Pequeña serenata diurna

x Ariel Barreiros

Yaíma Orozco

Migue de la Rosa   Yatsel Rodríguez

Manolito Sánchez

Ariel Díaz

Jorge Iván

Motivos Personales

Julio César Martínez

Iraida William

Daniel Velásquez

Axel Milanés

Homenaje al

Dúo Vega-Castillo

Yoan Zamora

Raúl Ferrer

Motivos Personales

5 PM

Casa JOVEN C CONCIERTOS

x Ariel Díaz Noslén García

Jessica Zequeira

Yatsel Rodríguez Iraida William

Daniel Velásquez

9:30 PM

CONCIERTOS

Sala Abdala Patio UNEAC Patio UNEAC Patio UNEAC Sala Abdala
Nelson Valdés Raúl Ferrer Yaíma Orozco

Migue de la Rosa

Ariel Barreiros Manolito Sánchez
11:00 PM

Patio UNEAC DESCARGAS

todos

Te doy una canción

Axel Milanés

Noslén García

Jorge Iván

Motivos Personales

Julio César Martínez

Iraida William

Daniel Velásquez   Yatsel Rodríguez

Yoan Zamora

Ariel Díaz

Manolito Sánchez   Nelson Valdés

todos

Te doy una versión

SUBSEDES

9 PM

 

x VENEZUELA MORÓN x x
Julio César Martínez

Ariel Barreiros

Yoan Zamora

Raúl Ferrer

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

HERBERT TORANZO, PREMIO ALA DÉCIMA 2016

Publicado el 15 febrero, 2016 • 8:47

Por: Pedro Péglez

Al igual que en años anteriores desde hace tres lustros, el Grupo Ala Décima, adscrito al Centro Iberoamericano de la Décima y el Verso Improvisado, celebró su aniversario con una cita literaria que incluyó la premiación de su concurso, la presentación del cuaderno ganador en la anterior edición del certamen y el ingreso de cuatro escritores a la agrupación. Este XVI Encuentro Nacional Ala Décima se efectuó en la peña semanal que le sirve de sede al Grupo, en la biblioteca Tina Modotti, Alamar, municipio de La Habana del Este, y estuvo dedicado además a saludar la 25 Feria Internacional del Libro de La Habana y a recordar, en el aniversario 60 de su natalicio, al fallecido poeta Juan Manuel Herrera, quien formó parte de la Filial provincial del Grupo Ala Décima en Las Tunas. El jurado de este XVI concurso fue integrado por tres miembros de esa filial: Miguel Mariano Piñero (presidente), Samuel Perdomo y Yuslenis Molina, quienes otorgaron el Premio Ala Décima 2016 a Herbert Toranzo Falcón (nacido en 1972; residente en Ciego de Ávila; Premio Iberoamericano Cucalambé 2014), por su cuaderno La región incidental; el segundo lugar (Premio Especial Cumpleaños 60 de Juan Manuel Herrera) a Yeinier José Aguilera, de Las Tunas, por su obra Álbum de recortería; y el tercero (Premio Especial Aniversario 16 del Grupo Ala Décima), al texto La paz de los laberintos, de Celestina García Palmero. El jurado otorgó además premios colaterales a los siguientes cuadernos: Paso al guerrero, de Eutiquio Tartabull, nacido en Ciego de Ávila y residente en La Habana (Premio del Grupo Nacional de Escritores Rurales); Salutación del golpe, de Yulexis Ciudad, residente en Santiago de Cuba (Premio del Grupo Décima al filo); Apuntes sobre la casa, de Henry Rodríguez Borjas, de Las Tunas (Premio Guillermo Cabrera Álvarez, del periódico Juventud Rebelde, para autor joven); Confesión de Robinson Crusoe en torno a su isla, de Néstor Raúl Fernández, de Granma (Premio Wilfredo Sánchez, de tema social, por el periódico Trabajadores); Imágenes, de José Miguel Ramos Puerto, de La Habana (Premio Décimas para el amor Hermeides Pompa, por la Casa Iberoamericana de la Décima El Cucalambé); y Quiero que vengas ayer, de Olimpia Pombal Duarte, de Villa Clara (Premio Yazmina Calcines, de tema erótico, por el Grupo Ala Décima). ANTES DE LA PREMIACIÓN El XVI Encuentro Nacional Ala Décima se inició con un número musical del dúo de Pável Poveda y Tamara Castillo, sistemáticos colaboradores de la Peña, lo cual dio paso a la breve introducción del programador y conductor del espacio, el periodista Carlos Castro Sánchez, y a las palabras del poeta Pedro Péglez González, presidente del Grupo Ala Décima, quien expresó en nombre de esa colectividad numerosos agradecimientos, entre ellos a las instituciones que han respaldado su quehacer, como el Centro Iberoamericano de la Décima y el Verso Improvisado, el periódico Trabajadores (cuyos directores se encontraban presentes) y el periódico Juventud Rebelde, representado por Sara Cotarelo, jefa de atención a lectores. También manifestó la pertenencia del Grupo a un amplio movimiento de más de diez agrupaciones decimísticas que en todo el país trabajan articuladamente, y la gratitud de Ala Décima a sus miembros y colaboradores, artistas de la música y las artes plásticas, al colectivo de trabajadores de la biblioteca y a su directora fundadora, Dineya Vázquez, y a los poetas de otras provincias —concursantes y directivos de colectividades decimísticas hermanas— que llegaron a esta cita enfrentando dificultades considerables de transportación y alojamiento que debieron resolver por sus propios medios. Karel Leyva, vicepresidente de la agrupación anfitriona y especialista del Centro Cultural Cubapoesía, tuvo a su cargo la presentación del cuaderno Susurro de la moneda ante el crucigrama, Premio Ala Décima 2015, publicado por el Grupo Ala Décima con diseño y edición de Isbel Díaz Torres. Momento de singular emotividad constituyó la lectura del acta de ingreso de cuatro nuevos miembros al Grupo Ala Décima, a partir de sus solicitudes. De este modo pasaron a integrarlo el poeta y narrador Alejandro González Bermúdez (nacido en 1964), especialista del Centro Provincial del Libro en Camagüey (desde ahora representante del Grupo en esa provincia); las poetisas Miroslaba Pérez Dopazo (1969) y Karina Mora Sánchez (1985), fundadoras del Grupo Décima al filo y residentes en la localidad de Velasco, municipio de Gibara, provincia de Holguín; y el periodista e historiador Carlos Castro Sánchez (nacido en 1949), desde hace una década programador y conductor de la peña semanal sede de la agrupación. La clausura del XVI Encuentro Nacional Ala Décima contó con la actuación de dos de los fundadores de esta agrupación nacida el 7 de febrero del 2000. Regaló su arte a los presentes el dúo Ad líbitum, integrado por María de las Nieves Morales, Premio Iberoamericano Cucalambé 2002 entre otros muchos lauros, y Leonel Pérez Pérez, trovador y también reconocido escritor.

Ver más: Herbert Toranzo, Premio Ala Décima 2016 http://www.trabajadores.cu/20160215/herbert-toranzo-premio-ala-decima-2016/

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

CATAURO.COM: VERDADERO CONFORT

Por: Vasily M. P.

Con los mismos ánimos de hacer ambiente cultural en una ciudad premiada por los portales, el sabor del café, la hospitalidad y la aparición cada vez más numerosa de personas ansiosas, me dedico ahora a escribir sobre un programa radial de nuestra CMIP, Radio Surco, la revista de variedades CATAURO.COM.

IMG00611Apenas comento del tema, ya algunos amigos me dicen que acaso recuerdan haber leído reseñas críticas sobre programas radiales. Y considero que la iniciación en una nueva era digital no debería dar paso a un vacío crítico literario. Trabajar en este medio de difusión masiva no debería ser un obstáculo para ejercitar la crítica por temor a desencadenar pandoras con caja y demonios o por un elemental sentido de pertenencia.

Me atrevo hacerlo entonces desprovisto de todo temor, con el peso de cada portal avileño sobre mis hombros y el deseo de que este texto me salga bien para que consiga el fin ansiado: la crítica constructiva.

Llevo unos años con los oídos puestos en esta revista de variedades que va desde lo más antiguo hasta lo más popular, que sabe romper esquemas y distinguirse entre lo mejor de la programación de la radio avileña.

Con un guión muy bien pensado, escrito por su director Luis Alberto Gutiérrez Abreu (Majagua, Ciego de Ávila, 1962), al que me unen más de un brindis de amistad,  se recurre a una estructura sólida, por secciones, que permite a quien escucha identificarse con el contenido que se va a desarrollar en cada una de ellas. Así como algo que para mí resulta importantísimo en la creación artística, la actualización.

Y resulta que todo creador tiene que ser capaz de estar a la orden del día para no caer en las flatulencias de la ignorancia que tanto oscurecen la vida de un artista así como su desempeño social. Este proceso de actualizarse, además de ser una característica propia del ser humano, es una necesidad vital.

En esto gana CATAURO. COM toda vez que está al tanto de las situaciones sociales culturales que se generan en la provincia, el país, el mundo entero. De esta forma nos permite estar informados, recordar las cosas importantes de la vida de las que hemos estado ajenos, así como aporta cohesión dramática a un guion que es también literatura desde su misma génesis.

Tal vez deberíamos repasar un poco las distintas secciones que componen este guión y así poder ir desmenuzando críticamente su desempeño. Repito, todo esto lo hago «con el deseo de que este texto me salga bien para que consiga el fin ansiado: la crítica constructiva».

IMG00614Pero antes quisiera recordar que la revista de variedades viene precedida por un programa bien denso de crítica y reflexión social como es EN PRIMER PLANO.  Un programa que exige una sobriedad que va más allá del tacto y la honestidad y que juega con el destino humano en su más alta condición: Humanidad, así como la asimilación y construcción de cultura.

Después de un programa así debería venir una revista que no baje la parada en cuanto a contenido, pero que equilibre la tensión con algo de música y temas sugerentes.

Es el momento ideal para la concepción de CATAURO.COM que desde la camaradería y la defensa de la idiosincrasia del avileño nos invita a disfrutar aprendiendo siempre hasta que desee. Es la mejor manera de incitar o invitar, con amabilidad, con elegancia. Con ese objetivo el tono que consiguen los locutores, la mayoría de las veces Sandra García y Alexey Fajardo, se mueve dentro de lo coloquial, lo conversacional, pero siempre con un toque sugestivo y de invitación a seguir escuchando. Es como el hilo de Ariadna que lleva al héroe mítico a la salida.

Es positivo sin ser festivo. Construye un ambiente sonoro propicio para comenzar una jornada laboral en el punto más alto del rendimiento, y está en consonancia con los deseos de la dirección de la revista. Por lo que se entiende que «objetivo» y «maneras para lograrlo» están en perfecta consonancia, demostrando a su vez madurez y sentido justo de la creación.

No importan las afectaciones propias del Hombre y del locutor, no interesan los amargos tragos que nos da la vida, nada interfiere en la actitud de estos maestros en el arte de la palabra y puedan hacer bien su papel y transmitir el mensaje esperado que es, en definitiva, la meta primordial de todo acto creativo.

La revista empieza con una sección imprescindible y que es también parte del sentir histórico del avileño, MEMORIA FLASH. Es el momento ideal para hacer referencia a nuestras fechas importantes, el devenir de la historia en la realidad avileña. Desde el pasado, al ciudadano de esta provincia le ha interesado husmear en lo que ha sido. Así como visitar fugazmente la realidad familiar ajena a la nuestra, digerir acontecimientos relevantes, inquirir a los historiadores, y algo más.

A mi juicio esta sección de tan necesaria se vuelve incondicional, abre el programa y debería agarrar la atención del oyente hasta convertirse en interés para todos. Lo hace, creo, y podría ganar un poco más en dinamismo para fundirse a la realidad de una masa heterogénea de público.

No olvidemos esa cualidad propia del ser humano como lo es la actualización. Cada generación tiene su ritmo, su modo, su lenguaje; no se trata de hacerla más juvenil pero si vivimos en una época efectista podríamos acercarnos más a lo que ella misma representa y valernos de sus propios recursos para comunicarnos en demasía.

La CARTELERA DE TELEVISIÓN es, a mi entender, la sección más floja de la emisión pues no aporta más allá que la mera información de algunos programas de la televisión cubana que saldrán durante el día. A lo mejor si se le da otra vuelta de tuerca  y se mencionan aquellos programas a fines con el tema general de la revista, o sobre el asunto que atrapa todo el interés; si se busca algún tipo de dinamismo o de artimaña, ganaría en relevancia. Pero no es innecesaria.

Aunque también es cierto que la propia dramaturgia exige que no todas las secciones estén al mismo nivel en realización o importancia. Todas cumplen un objetivo que se materializa en el conjunto o producto final. A lo mejor con ese propósito el escritor la colocó en su programa. No olvidemos, también que entre cada parte se establecen los momentos musicales.

De la selección musical considero que es de lujo. Sé de sobra del alto gusto que el propio Luis Gutiérrez posee sobre la música. Su preferencia sobre la canción reflexiva así como la asimilación de cancionistas populares muy de acorde con estéticas vanguardistas marcan toda su creatividad y es capaz de hacer muy pocas concesiones.

Así escuchamos un amplio abanico musical que va desde lo excepcional hasta lo mejor de los mejor de lo más popular. Y si se trata de una canción que esté en la preferencia del público, pues está justificada su puesta pues la revista es de variedades, con una proyección de amplio espectro. Pero nunca olvida su carácter selectivo.

En este apartado me atrevo a sugerir que se marque aún más la diferencia del resto de los programas radiales que emiten música incluyendo a aquellos que son especializados en el tema. Propongo, verbigracia, no dar solamente el nombre y autor de la canción, sino además ofrecer otros datos de interés que le den un sentido más coherente con el contenido del guion, y que deberían ser breves, pero sustanciales. Podría ser algún referente de la historia de la creación de esa composición y que vendría a convertirse en una suerte de micro sección aunque deberá deslumbrar por su poder de síntesis. Posibilidades hay muchas, creo incluso que los que  realizan CATAURO.COM me llevan un camión de  ventaja.

Además, no creo que estas opiniones tengan que ser tomadas en cuenta de una manera irreductible e impositivas. Confío en la receptividad de Luis Gutiérrez y en sus ansias de perfeccionar su trabajo. Estoy convencido de que este texto nos llevará una vez más a la conversación y al discernimiento. De Luis Gutiérrez siempre se aprende y con él se consiguen productivas discusiones.

Me parece muy atinada la sección CLIC CIENTÍFICO sobre temas de ciencias y curiosidades que marcha a las mil maravillas con los tiempos que corren. Incluso con la realidad cubana y hasta las cosas eventuales que van marcando el diario del avileño. Así podemos escuchar datos seductores sobre las reservas naturales de agua, uno

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

NOTA DE PRENSA

Denominador Común Febrero 2016

El Espacio «Denominador Común» de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba en Ciego de Ávila estará dedicado a los trabajadores de las comunicaciones, la informática y la electrónica, y se realizará el próximo 24 de febrero a las 9 de la noche en la sede de esta organización ubicada en calle libertad No. 105 entre Maceo y Simón Reyes.DSC06545 (FILEminimizer)

El anfitrión de este espacio cultural, el trovador Yoan Zamora, comentó que será una noche donde a través del arte se evocará la primera salida al aire de Radio Rebelde desde Alto de Conrado, en la Sierra Maestra, este propio día de 1958, cuando Ernesto Che Guevara realiza la primera transmisión radial de 20 minutos, donde pudieron escucharse las notas del Himno Invasor. La ocasión será propicia para presentar documentos sonoros relacionados con la radio avileña a propósito del Día Mundial de la Radio celebrado el pasado 13 de febrero.

Esta actividad se suma, además, al homenaje que este año se ofrece al trigésimo aniversario de la Asociación Hermanos Saíz, los 55 años de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba, y el 90 cumpleaños de Fidel.

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

CONVOCATORIA DE RESEÑA LITERARIA «ALMA ILUSTRADA» 2016

CONVOCATORIA DE RESEÑA LITERARIA «ALMA ILUSTRADA» 2016

La filial de Literatura de la UNEAC en Ciego Ávila convoca al premio “Alma Ilustrada” de reseñas literarias. El mismo se regirá por las siguientes:

BASES

  • Podrán participar  todos los escritores y periodistas, miembros de la UNEAC o no, residentes en el territorio avileño o naturales de la provincia que radiquen en otros lugares del país.
  • Los trabajos concursantes deben basarse en libros publicados por autores avileños exclusivamente con hasta dos años de antigüedad y deben ser inéditos.
  • Los trabajos se aceptarán con una extensión máxima de 5 cuartillas con la utilización de la familia tipográfica Arial o Time New Roman, a 12 puntos.
  • El premió único consistirá en diploma y obra de arte, el pago de derecho de autor por la publicación de la reseña en la página web de la UNEAC y otros sitios.
  • El jurado creado al efecto podrá otorgar menciones que serán analizadas para su divulgación por las vías antes mencionadas.
  • El fallo será inapelable.
  • Los trabajos  serán entregados en la sede  del comité provincial de la UNEAC en Ciego de Ávila, Libertad No. 105 entre Maceo y Simón Reyes o enviados por correo electrónico a la dirección: promotores.ciego@uneac.co.cu, o, presidencia@uneac.co.cu, con el asunto «para concurso Alma Ilustrada», y tendrán como plazo de admisión el 30 de septiembre de 2016. y los resultados se darán a conocer  a finales de año.

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

DURA LABOR

 

Por: Vasily M. P.

 

Qué trabajo pasamos los promotores para que algunos artistas vanguardia de la UNEAC avileña entreguen sus currículos y biografías. Con cuánta dificultad tenemos que ir llenando los espacios creados para la promoción y divulgación de sus vidas y obras. Cómo nos tenemos que desgastar buscando datos para poder suplir el deterioro de la memoria histórica sobre todo en casos de miembros fallecidos y que están por cumplir aniversarios cerrados.

El asunto no sería tan lacerante, agotador, si cada miembro tomara un par de hojas —pueden ser inclusos digitales—, algunos minutos de su tiempo, y empezara a escribir datos interesantes e informativos sobre su vida y su obra. Datos que de verdad aporten a la labor divulgativa y promocional, verbigracia: nombres y apellidos, lugar y año de nacimiento, emails, teléfonos, direcciones, especialidad, estudios realizados, premios y reconocimientos, distinciones, labor destacada, y algo más. Este tipo de información es la que más impacto tiene en el mercado del arte y es la que realmente cumple un objetivo esencial que es acercar al artista al mundo exterior y viceversa. Así quienes lean esos datos tiene la posibilidad de contactar al artista y provocar sucesos culturales de envergadura.

Este comité provincial ha hecho circular entre sus miembros una plantilla de cómo debe ser recogida esta información y no solo en papel si no, también, en digital. Y resulta que muy pocos logran hacerlo, entregarlo, y de la mejor forma posible. En muchos casos hemos tenido que investigar para llenar espacios vacíos, agrandar y hasta actualizar. Incluso hemos tenido que insistir una y otra vez a esos miembros para que terminen de entregar lo que por Estatutos es un deber de todo asociado.

No hemos dejado de explotar las diferentes vías, les hemos avisado en reuniones, por correo, con cartas, por el chat del Facebook, en vivo, en reuniones. Y la respuesta ha sido poco oficiosa, poco constructiva.

Se nos dificulta entonces conseguir que en el apartado de las biografías de este nuestro blog digital, haya una uniformidad en la redacción de estos currículos. Se entiende que resulta demasiado trabajoso tener que reescribir cada uno de estos expedientes con tal de lograr la coherencia y uniformidad. Además de que en caso de no estar completa la información, habría que salir a buscarla. Y el departamento de promoción de este comité provincial emprende cada día una labor bastante seria y activa por lo que se le hace bien difícil dedicarle tiempo a la reescritura.

Bien se sabe que no todos los promotores están aptos para escribir y algo menos para la reescritura.

Así se hace bien complejo el arte de actualización de estos currículos y, para de alguna manera solucionarlo, hemos optado por un asterisco y la correspondiente aclaración de que esas páginas están pendientes de ser actualizadas. No resolvemos el problema pero al menos dejamos en claro que «estamos trabajando en la solución». Pero nunca fue nuestro objetivo quedarnos a media en este ejercicio de la divulgación y promoción. Estamos conscientes de que con ayuda de la membresía, y solo con esa ayuda, se puede avanzar mucho más.

A todos nuestros artistas que aún no han entregado sus currículos, les pedimos que lo hagan cuanto antes, así ganamos en contenido para nuestro blog y gana la cultura y el arte avileños. A todos aquellos que ya pueden visitar su página en dicho blog y se encuentren con que no están actualizados, les rogamos nos hagan llegar esas updates  pues son ustedes quienes mejor dominan los logros y actividades que realizan a lo largo del año, y a nosotros nos resulta bien engorroso estar pendientes de la labor de cada uno de ustedes.

Y les pedimos que no se desesperen aquellos que ya entregaron sus currículos y no están en el blog. Estamos trabajando en función de organizar más esas biografías con tal de darles alguna coherencia con el resto a fin de que no parezca un gran desorden, o una heterogeneidad de estilos innecesaria.

De algo si pueden estar seguros, estamos trabajando en beneficio de la memoria histórica de la provincia, del país; estamos en función de ustedes mismos y solo queremos que el mundo conozca el arte que hacen, las líneas estéticas que defienden, así como la obra que hacen. Es nuestro deber servirles y promocionarlos, es nuestro deber hacerlo bien, con calidad, con bondad y sentido de la justicia. Aquí no aplicamos políticas de jerarquizaciones porque todos son miembros de la UNEAC y ya eso les da derecho a todo.

Incluso estamos pensando en estrategias para la remuneración de las colaboraciones de los escritores de nuestra filial en el blog, asunto que podría tener una solución pronta y positiva.

Queda mucho por hacer. Si logramos que ustedes y nosotros trabajemos juntos con un solo y sencillo fin, la tarea no debería ser titánica y mucho menos imposible.

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

CONVOCATORIA. X Salón de Invierno Morón 2016

CONVOCATORIA

La Filial de la UNEAC de Morón, en coordinación con la dirección provincial de nuestra instancia y el Consejo de las Artes Plásticas,  le convocan a participar en el

X Salón de Invierno Morón 2016.

BASES:

. Podrán participar  creadores de nuestra provincia.

.Podrán presentarse  las manifestaciones de las Artes Plásticas que a continuación se refiere: Dibujo, Pintura, Grabado, Escultura, Fotografía, Cerámica, e Instalaciones, en este último caso,  no sean agresivas ni al espectador ni a la instalación, las obras deberán permanecer expuestas mientras dure el Salón.

. Cada artista podrá presentar dos obras individuales por género o conjunto de ellas, las que no excederán por su lado mayor los 2 mts.

. Las obras que no se presenten con un adecuado montaje e identificación, no serán aceptadas.

. Datos a consignar en cada obra:

  1. Nombre del Autor,
  2. Título de la Obra,
  3. Técnica empleada,
  4. Dimensiones,
  5. Valor estimado en MN

.Se aceptarán sólo las obras realizadas entre los años 2014 al presente. No deben haber sido expuestas en otros salones competitivos.

. El tema para la creación es libre.

. Las obras se recibirán de lunes a viernes de 8:00 AM a 4:00 PM en la Sede de la UNEAC de Morón sito en Calle Martí No. 287, antiguo Cine Apolo, Teléfono 505198.

. El plazo de admisión vence el viernes 18 de marzo a las 5 P.M. El Salón  será inaugurado el viernes 25 de marzo a las 11.00 A.M.

. El jurado que decidirá estará integrado por prestigiosos creadores y especialistas del país invitados al evento. Su decisión es inapelable.

. Cada participante recibirá Certificado de Participación.

. Se otorgará tres premios y cuantas menciones estimen convenientes

. Los tres primeros premios recibirán Diplomas acreditativos y Obras de Artesanía

. Los organismos interesados podrán otorgar premios colaterales.

Este importante evento permitirá apreciar lo mejor de nuestras artes visuales en el territorio, será un saludo y  compromiso de nuestros artistas plásticos con el desarrollo de nuestra cultura. 

 

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

EL DRAMA DE «LOS TUTOS» DESDE LA SUTILEZA

 

Por: Vasily M. P.

 

-.En julio de 2014 la editorial Ávila del centro de la isla publicó con una tirada de 1 000 ejemplares la noveleta —Literatura infantil reza en su cubierta, ¿para niños?—, Los Tutos de Mayda Batista escritora miembro de la UNEAC desde el 2010 y quien trabaja en la sala infantil de la biblioteca provincial-.

 IMG_20160106_143251

Un libro para mí imprescindible en el panorama literario en la provincia famosa por sus portales, hospitalidad y su locución; un libro que merece estar en todos los hogares de esta ciudad y más allá, menos en el estante de la librería ajeno a la voluntad de posesión de las personas o sujeto a la ignorancia, es Los Tutos, de la escritora Mayda Batista (Ciego de Ávila, 1962), poeta y narradora.

Esta ciudad es rica en buenos escritores para niños y desde la fundación del sistema de ediciones territoriales —un logro más de nuestra Revolución— en el 2000, este tipo de literatura ha ganado en claridad al ostentar viejos autores y noveles artífices de la palabra que poco a poco, han ido ganando espacios dentro del panorama literario infantil de esta isla. Y estoy hablando de Ibrahim Doblado del Rosario, Lina Leyva, Mayda Batista, Nelio Hernández, Masiel Mateos, Eduardo Pino, Llamil Ruíz, Dania Sorí, Vivian Dulce Vila, entre otros.

Es un libro que si bien no es atractivo o colorido en su aspecto exterior, lo es en su interioridad, en su contenido. Y en ese sentido debería enfocarse la divulgación del mismo para que cada día sean menos los lectores que lo desconozcan y la cantidad de ejemplares existentes a la venta. Estamos hablando de una edición de mil ejemplares que si bien es cierto que no toda responsabilidad de su venta recae en la editorial y el centro de promoción, alguna disposición debería tener autores o editores para que sus libros lleguen al destino final que, ojo, no es la imprenta si no el intelecto del pueblo.

Interesante, atractivo, diluyente y dinámico, fascinante, podrían ser adjetivos para calificarlo, pero creo que el que más le llega a su justa medida es Inteligente y me explico. Si usa la intelectualidad para trasmitir mensajes; si consigue plasmar escenas con narraciones desnudas de descripciones; si le resulta fácil construir personajes verosímiles aun siendo de papel, como desdeñaba Robert L. Stevenson; si a un tiempo es contemporáneo y tradicional en su estructura; entonces considero que la inteligencia está siendo aplicada aquí como medio y sostén de la literatura.

Inteligencia en su mismo acto de valerse de los procesos psicológicos básicos como el pensamiento, la abstracción, la memoria, entre otros. Y, por sobre todo esto, lo hace para producir emociones que tienden a ser, claro está, agradables y positivas. Con esta premisa hecha garras a la sutileza, esa mano enguantada que nos tiende un cuadro funesto de la vida pero con la delicadeza necesaria para no convertirlo en horror.

 

Una sutileza que no es sinónimo de esbozar la palabra soez o la escena terrible si no de decirlo una vez y sin más detalles, como si se tratara de la cosa más natural del mundo. No es paradójico entonces que desde hace mucho tiempo en Cuba y en cualquier otro país, las historias de hogares lacerados, familias disfuncionales, hijos abandonados o huérfanos son la historia común. Es una rareza ver todo lo contrario.

Tal vez este libro le hubiese gustado a Martí. Lo digo conociendo de su opinión sobre la obra teatral El estómago de Enrique Gaspar y que versa, entre tantos otros detalles, sobre: ¿sana el enfermo con conocer por medios violentos toda la gravedad de su mal? Dáñenle  los medios, sin que su mal cure por eso. Es bastante polémico. En el proceso mismo del desarrollo de arte ya es usual la violencia que reflejamos con tal de hacerla desaparecer de nuestros hogares y de la sociedad. Y muchos creen, como Martí, que esto no surte efecto positivo, todo lo contrario.

Así la literatura para niños hecha en la isla está llena de ejemplos lacerantes, hermosos, pero dolientes. Que buscan hacer notar un defecto destruyendo al hombre mismo en su emoción. Son el espejo que refleja todo aquello que pretende borrar.

Por eso este libro podría conseguir con más eficiencia que los que lo lean sufran un cambio para bien de sus hijos y familia. La sociedad lo necesita. Volver a la razón de nuestros hijos y a ese sistema abierto que es el hogar. También se hace de vital importancia rescatar el significado de Familia que en algún momento de nuestra historia lo perdimos. Sobre todo ahora se hace urgente  pues vivimos en un siglo pródigo en significados y donde todo tiene connotación para la humanidad, para la subjetividad humana.

Y en lo que hace Mayda Batista hay una notable diferencia con lo que se escribe y vive hoy en Cuba al menos en la literatura para niños. Lo aplaudo a manos llenas de admiración, es bueno ir a favor de la corriente, pero hay que tener cuidado de dejarse llevar por ella a riesgo de perder la esencia.

Las historias que se viven en un orfanato son bien duras. Mayda Batista no quiso darnos esa dureza en su trama, pero no puede obviar el hecho de que allí más que alegrías se viven y se tratan de olvidar, tristezas.

Convencida de esa enseñanza martiana de que el mal se ventila con bondad, la Batista hace hincapié en el argumento más tierno de su historia y para ello se viste con la piel de uno de sus personajes, Tina, como Tina Modotti la de Julio Antonio Mella, que era fotógrafa y modelo. Destino esencialmente cruel para este personaje que vive aún en la ficción como una esclava del patronato. Pues le dicen Tina y lo destaca primero por ser la posesión de Mella y luego, como si acaso importara, fotógrafa y modelo. Dos profesiones que están ligadas de una manera, si se quiere, escabrosa.

Es otra de las tantas sutilezas que nos va dejando la Batista a lo largo de su narración. Como hojarascas que dicen más de las que la propia narradora nos cuenta. Y esto resulta con beneplácito porque hay una voz narrativa que tiene dominio y control del lenguaje, que se ha ido perfilando tal vez con la goma de borrar para no decir más de lo que debe y dejar las cosas ahí en ese punto en que entra a jugar su papel el entendimiento del lector.

Manera inteligente de narrar. Por eso este libo debería ser un éxito de librerías como lo mismo lo son esos otros libros que desgarran y cautivan a quien los lee. No importa si los niños conocen de la existencia de este ejemplar Los Tutos, en uno de los mostradores de la librería avileña, importa que los mayores, esos que llevan las riendas de sus vidas, ya lo conocen y han de ir a comprar los libros que queden para que sus hijos lo disfruten. Sé que lo van a agradecer.

Y en este punto quiero hacer mención de algo que me llama la atención desde hace un tiempo. Y es el hecho de enmarcar este libro por la edad de los lectores a quienes está dirigido. Pocos son los escritores que escriben conociendo la existencia de una periodización de las edades y que nos instruye acerca del desarrollo psicológico del ser humano en sus distintas etapas. Esto es lo que nos dice en verdad si el libro en cuestión está apto para la comprensión de niños, jóvenes o adolescentes.

A mi entender Los Tutos no es una noveleta infantil, amén de que la editorial Ávila haya decidido colocarla en este apartado. Y me explico. Hay una intención de la autora que no es tan simple como contar una historia de un orfanato; ni es tampoco contar las  historias de por qué esos personajes viven en él. Creo, más bien, que el libro fue escrito para que la autora olvidará de una vez lo que ha vivenciado en ese lugar mientras va a hacer trabajo comunitario.

Es una narración que aparentemente está contada con sencillez, un lenguaje coloquial y al tener el punto de vista de una niña —nunca sabremos qué edad tiene—, podría estar más del lado infantil que de otra etapa del desarrollo, pero que no cumple con ese paradigma de textos para niños pues hay subterfugios en ella que no permiten que un niño en edad escolar los comprenda o al menos capture toda su atención.

A lo mejor resulta una noveleta para esos adolescentes que están en una de las etapas más complejas tanto psicológica como físicamente, pues no son niños ni son adultos, quieren demostrar que pueden hacer lo que aún no pueden y están sufriendo todo tipo de cambios estructurales.

Quizás ese tono infantil que degustamos en Tina no es más que el alter ego de Mayda que sale a borbotones y contamina todas las realidades, lo cual me parece más aceptable. No olvidemos que lo que escribimos se parece irremediablemente a nosotros y lo hacemos para salvarnos de todo o de casi todo.

El arte, como la escritura, es un subterfugio; una suerte de mecanismo de defensa detrás del cual colocamos el cuerpo y el alma que somos a resguardo de las miradas y las burlas del mundo exterior.

El argumento esencial de esta narración es interrumpido todo el tiempo no solo por la extensión física de los capítulos, ¿mini cuentos?, si no, también, porque no hay mucho más que contar que lo está supuestamente dicho en detalles como la culpabilidad de una sicóloga, la historia del homosexualismo de Teté, el amor de Tono inundado de mecanismos de defensa, la fragilidad de la Turra y su valentía, el descubrimiento del sexo y del acto sexual, entre otros destellos dentro de la historia narrada.

Otro de los destellos de este libro es el manejo de los nombres de los personajes y cuyo imaginario le da título al mismo. Los Tutos proviene del manejo del vocablo Tu, que está presente en cada nombre. A mi entender es una clara muestra de cubanidad, de la idiosincrasia del cubano, familiaridad y de sentido de la confianza. No olvidemos que el «tú» empleado en Cuba es más de cercanía que de irrespeto, es más de amistad y confianza que de falta de educación. Somos tuteados todo el tiempo y por todo el mundo, no es de extrañar que los niños también se tuteen.

Seguiré pensando, aun cuando termine esta reseña, que Los Tutos es un libro para toda la familia, que se puede leer durante un viaje de varias horas o mientras esperamos nuestro turno en una cola; es un ejemplar que enaltece la literatura avileña y que consigue destacarse entre esa dinastía de escritores consagrados que conforman la filial de literatura de la UNEAC.

 

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

El políglota José Martí

Por: Félix Flores Varona

Tomado de: http://www.invasor.cu/criterios/7119-el-poliglota-jose-marti

Muy posiblemente no haya que abundar en el significado de la palabra, pero, por si pican las “inevitables golosas” inmortalizadas en el antológico poema de Antonio Machado, más vale aclarar que el vocablo de marras se refiere, casi siempre, a aquellas personas versadas en varias lenguas.

Según apreció Carlomagno, rey de los francos, “saber otro idioma es como poseer una segunda alma”, con lo cual hace referencia al amplio caudal de conocimiento accesible a partir de la facilidad de comunicación en ese otro sistema de señales, aunque no necesariamente esto entrañe su dominio.

En mi opinión, dominar una lengua implica el estudio especializado de esta a todos los niveles, incluyendo su estilística. De modo que me invade cierto escepticismo cuando alguien expresa que Fulano o Mengana domina no sé cuántos idiomas. Es posible, más bien, lograr el entendimiento básico en varios de ellos.

Pero en este terreno no hay reglas y cada persona experimenta disímiles condiciones de aprendizaje y posee diferentes habilidades. Siendo jefe de un departamento de idiomas, tuve el placer de laborar con una colega de origen alemán que había estudiado inglés y francés en la Unión Soviética, donde había conocido al cubano que la trajo a vivir a Minas.

Elvira, que así se llamaba esta políglota, hablaba y escribía con corrección casi absoluta cada idioma en el que se expresaba y, ni por asomo, tenía algún parecido con Salvatore, el atormentado personaje de El nombre de la rosa, de Umberto Eco, quien chapurreaba una asombrosa cantidad de lenguas y dialectos aprendidos en el deambulante transcurso de su azarosa vida medieval.

En nuestra historia sobran los ejemplos de personas como Elvira, que se cultivaron en el estudio de hablas foráneas. Siempre me viene al pensamiento José María Heredia y Heredia, quien, además de ocupar lugar señero en la poesía romántica del continente, sobresalió por sus profundos conocimientos del latín, francés, italiano e inglés. De este último tradujo las novelas Waverly, del escocés Walter Scott, y The Epicurean, del irlandés Thomas Moore.

El siglo XIX cubano también dio vida a magníficas mujeres políglotas; entre ellas, las camagüeyanas Gertrudis Gómez de Avellaneda, excelente traductora de francés, inglés y portugués, y Aurelia Castillo de González, quien realizara logrados traspasos del italiano, el francés y el inglés, y la cienfueguera Mercedes Matamoros, conocedora y traductora de estos mismos idiomas.

Sin embargo, entre los cubanos del XIX, mención destacada merece siempre José Martí, quien, ya en su temprana adolescencia, “cuando tenía yo 13, revolvía con cierto desembarazo The American popular lessons, e intenté la traducción del Hamlet.

“Como no pude pasar de la escena de los sepultureros, y creía yo entonces indigno de un gran genio que hablara de ratones, me contenté con el incestuoso A Mistery de Lord Byron”. Buen comienzo para quien más tarde se manifestaría como letrado de talla universal.

Resulta asombroso que, tan temprano como a los 24 años, a Martí lo nombraran, el 29 de mayo de 1877, catedrático de Literatura Francesa, Inglesa, Italiana y Alemana, así como de Historia de la Filosofía, en la Escuela Normal Central de Guatemala, época en que también colaboró en la revista de la Universidad.

El otorgamiento del cargo pone en evidencia la disposición del joven hacia la cultura literaria de varias nacionalidades y al estudio de sus respectivas lenguas. Ya en La Edad de Oro se deja entrever su pleno conocimiento de idiomas cuando califica de “elegante” el latín de Quintiliano.

En la efímera publicación también recomienda: “En inglés hay muy buenas traducciones y el que sepa inglés debe leer la Ilíada de Chapman, o la de Dodsley, o la de Landor, que tienen más de Homero que la de Pope, que es la más elegante. El que sepa alemán lea la de Wolff, que es como leer el griego mismo.

jose marti el apostol“El que no sepa francés, apréndalo enseguida, para que goce de la hermosura de aquellos tiempos en la traducción de Leconte de L’Isle, que hace los versos a la antigua como si fueran de mármol.” Y no podía faltar su juicio en relación con la lengua materna:

“En castellano mejor es no leer la traducción que hay, que es de Hermosilla, porque las palabras de la Ilíada están allí, pero no el fuego, el movimiento, la majestad, la divinidad a veces, del poema en que parece que se ve amanecer el mundo.”

Cuando se hicieron los primeros esfuerzos por compilar las Obras de Marti, su albacea literario y discípulo predilecto, Gonzalo de Quesada y Aróstegui, en relación con los apuntes que las integrarían, refirió que estos, frecuentemente, se encontraban en francés, inglés, italiano, hebreo, latín y griego, lo que, en alguna medida, dificultaba la tarea.

Contrariamente a lo que muchos piensan, las primeras traducciones martianas no partieron de la lengua inglesa, lo cual él mismo corrobora: “Yo no había querido traducir a nadie nunca, o por respeto, o por convicción, o por soberbia. La primera traducción que he hecho de una cosa ajena, en París acaba de ser, y fue una hermosa canción de Auguste Vacquerie”.

También del francés Martí trasladó Poucinet y L’ecrevise, los cuentos infantiles de Édouard René Lefebvre de Laboulaye incluidos en la Edad de Oro bajo los títulos respectivos de Meñique y El camarón encantado. A la lista de traspasos del idioma galo habría que añadir La rima, de Augusto de Armas y Un idilio de Pascua, de André Théuriet, que, lamentablemente, no se conserva.

Tanto en Apuntes para una historia de la traducción en Cuba, como en El traductor José Martí, obras de la eminente académica Lourdes Arencibia, se constata que el Apóstol tradujo del griego Los trabajos y los días, de Hesíodo, y las Odas de Anacreonte, entre cuyas piezas podemos mencionar A su lira, A las mujeres, Al amor, Al vivir mi envidia, A una muchacha, A los amores de sí mismo y A la cigarra.

Sin embargo, algunas de esas odas, como A la paloma y A sí mismo, también fueron traducidas por Martí del latín al español, suerte igualmente corrida por la Oda a Delio, del poeta latino Horacio, lo cual todavía resulta poco conocido, sin embargo, menos aún se conoce que Martí, además, tuvo vastos conocimientos del alemán:

En su crónica titulada Un Drama Terrible, del 1ro. de enero de 1888, el cubano expone la ejecución de un grupo de líderes germanos del movimiento obrero estadounidense e incluye la traducción del poema Die schlesischen Weber (obra del escritor alemán Heinrich Heine), cuya traslación titula El Tejedor. Varios conocedores del tema han elogiado con creces la calidad de la versión martiana.

No me detendré mucho en el lógico conocimiento que pudo haber tenido Martí del idioma inglés a juzgar por los 15 años de inmersión neoyorquina, el alto número de autores traducidos de los Estados Unidos, Inglaterra, Escocia e Irlanda, la impresionante diversidad de géneros abordados en su labor traslaticia, y hasta el lujo de la traducción inversa.

Referiré, sin embargo, que suficiente aval no le pareció meritorio a cierto “estudioso” de la obra martiana para transferir su odio político al campo lingüístico. Siempre he tratado de evadir alusiones a las miserias humanas, pero tengo bien constatado que cuando Ignorancia se junta con Malicia, el resultado puede ser funesto:

El señor Carlos Ripoll, que en paz descanse, al referirse a la traducción martiana de la novela Ramona, de Helen Hunt Jackson, escribió lo siguiente: “En Washington la registró a su nombre: en el reverso de la página titular dice con su mal inglés: ‘Entered According to Act of Congress, in the Year 1889, by José Martí, in the Office of the Librarian of Congress at Washington’; y asimismo (sic) la inscribió en México por medio de su amigo Mercado.”

Solo que Ripoll, siempre empeñado en el maléfico gaje de verle manchas al sol, ignoraba que las incorrecciones atribuidas a Martí no eran más que una sencilla fórmula editorial muy en boga por entonces. Tomemos por ejemplo el volumen Studies in English Literature, del escritor William Swinton, donde se repite el enunciado: “Entered According to Act of Congress, in the Year 1889, by Harper & Brothers, in the Office of the Librarian of Congress”…

Puede que en el caso de Ripoll, cuya prosa dejaba mucho que desear, también se hayan combinado, en fulminante compuesto, Envidia y Mediocridad: no me cansaré de decir que “los pocos estudios que se han realizado sobre los textos que Martí escribiera de su puño y letra en inglés, lejos de señalarle a estos incorrecciones y deficiencias, le atribuyen dominio y gracia estilística”.

Carlomagno murió en el año 814, coincidentemente, el 28 de enero, sin prever siquiera que, en fecha similar, más de 1 000 años después, en “otro” mundo aún por descubrir, nacería un insigne erudito para honrar no solo la lengua de los francos, sino muchas otras, y convertirse, según los preceptos de este mismo rey, en el privilegiado poseedor de muchas almas.

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

SÁBADO DE PEÑA DE BOLERO EN EL PATIO DE LA UNEAC AVILEÑA

 

Por: Vasily M. P.

 

 

Con la orquesta Intermezzo como motor impulsor de la música, con la conducción del músico y bajista Reynaldo Gómez Ruíz, la peña del bolero LA MUJER DEL TRAJE BLANCO se vuelve realidad este sábado 23 de enero de 2016 en el patio de la UNEAC avileña para beneplácito de los amantes de la buena música y de la tradición sonora de la ciudad de los portales.

9

Una noche fría que tiene como pretexto continuar la rica tradición del bolero cubano, satisfacer la demanda que dicho género posee en la población avileña sobre todo desde la tercera edad, y servir como lugar de homenaje a quien le ha dedicado parte de su vida a resaltar la belleza del bolero y de la canción toda: Osvaldo Hernández O Reilly quien cumple 87 años.

Aplaudido por muchos en la ciudad de los portales, querido por grandes de la música cubana, Osvaldo Hernández «Tito», es un músico que lleva por dentro la identidad del avileño que es hospitalario, ocurrente, vivaz y cantador. No hay momento que no sea propicio para que Tito improvise sus décimas o poemas. No hay tema que no haya sido tocado en sus canciones ni hay avileño que desconozca la belleza de una canción suya como lo es  LA MUJER DEL TRAJE BLANCO.

Por eso y más es que celebramos a fuerza de boleros este cumpleaños 87 de este cantador popular, oportuno, sagaz y feliz que recorre los pasillos de esta sede provincial llenándolo todo con su creatividad sonora.

La peña de bolero enriquece las noches de esta casa de la UNEAC cada vez que se realiza, una vez al mes, y resulta que la sonoridad de la orquesta Intermezzo infunde respeto, opaca la mediocridad, y hace vibrar los corazones de los más exigentes. Siempre es un lujo poder cantar con una banda así acompañando con sus armonías y arreglos del propio Reynaldo Ruíz quien a su vez es el director de la orquesta.

Así se gana en color e identidad, así se impresiona y se mutila la nostalgia. Así, también, se rinde tributo a un género musical que rompe historia y llega a la casa de los avileños para iluminar con luz propia y permiso histórico.

El bolero es una música para cualquier edad. Es puro sentimiento. Es corazón que late en esta noche fría de enero para beneplácito de la UNEAC avileña y de sus artistas.

 

 

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

DENOMINADOR COMÚN, UN ESPACIO PARA LA MÚSICA CONTEMPORÁNEA

 

Por: Vasily M. P.

 

 

Jueves 21 de enero de 2016, Patio de la UNEAC avileña, lugar de los encuentros de la cultura y la identidad, comienza a las 9 de la noche el espacio de música contemporánea DENOMINADOR COMÚN que dirige el cantautor Yoan Zamora.

DSC09653

Es un espacio mensual construido con el denominador común que es la música y para el público dirigido que puede ser del sector artístico o de cualquier otra rama de nuestra sociedad. En esta ocasión se trata de los trabajadores de la industria alimentaria que próximamente estarán celebrando su día.

Es un público ávido de buenas propuestas culturales, disciplinado y sincero que ha sabido ganarse un lugar en el respeto de nuestros artistas. Un público avileño que representa no solo a la clase obrera sino, también, a esa parte de la sociedad que impulsa con su sudor al país y vela todavía por los buenos modales y la moral revolucionaria. A ellos, todos, nuestra gratitud.

En este espacio Yoan Zamora no solo canta sus composiciones bien escogidas según el público y tomando en cuenta su reacción sino que, también, entona las canciones tradicionales cubanas tan conocidas como desconocidas por cualquier público, pero que en su voz logran cautivar y atraer el interés de este público. También hay lugar para las canciones de otros cantautores tanto de generaciones pasadas como contemporáneas. Y eso es inteligente, se abre el abanico de las posibilidades y se abre la motivación para que el «otro» se interese por el buen arte.

En algún momento, previsto con toda intención, cantan algunos interesados del mismo público. Y hay humor también en esta noche. Nuestro querido Babirusa, el guajiro, actor de la compañía Teatro Primero y miembro de la UNEAC, tiene en sus manos la posibilidad de entretener al público por más de treinta minutos de humor del bueno y de una actuación fina e hilada desde la más absoluta organicidad.

Espacio de música contemporánea DENOMINADOR COMÚN en el patio de la UNEAC avileña, en esta noche de jueves 21 de enero de 2016.

 

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

COMISIÓN «CULTURA, TURISMO Y ESPACIOS PÚBLICOS» EN CIEGO DE ÁVILA

 

Por: Vasily M. P.

 

La mañana de este jueves 21 de enero de 2016 amaneció con motivos de celebración para el arte y los artistas de la ciudad de los portales. Y es que desde bien temprano se reúnen los funcionarios de Gaviota, Turarte, Artex, el Fondo de Bienes Culturales, la ACAA, Consejo de las artes plásticas, Cultura, UNEAC, AHS, escuela de turismo, entre otros, para dejar constituida la Comisión de trabajo Cultura, Turismo y espacios públicos.

DSC01703

Con la visita de Abel Acosta, vice ministro de cultura, la reunión es breve pero provechosa. Se habla de la urgente necesidad de crear el Comité de contratación para los distintos hoteles de nuestra cayería y se hace hincapié en que la AHS y la UNEAC deben encabezar este comité, porque son la vanguardia artística de la ciudad y defienden los verdaderos calores culturales de esta provincia. Además de que se hace necesario que no se quede ni una agrupación de mérito o artista de vanguardia sin ser contratado por un hotel, para que no den paso a la mezquindad y el intrusismo profesional.

También se habla  de estrategias promocionales coherentes con nuestra identidad, de fortalecer los espacios para las galerías y que no queden en mano de los expositores mediocres sino de la verdadera vanguardia creativa. No se trata de exponer a los grandes de la pintura cubana pero sí a los grandes de la pintura avileña. Se trata de hacer respetar ese arte genuino y valedero que aun hoy es desconocido por el turismo.

Y como estamos hablando de un turista que viene a Cuba en busca de sol y playas, no hay que olvidar que también la ciudad es idónea para ser visitada y que hay que preparar las ofertas culturales para que no sea una muestra del mal gusto o de la miseria. El turismo de ciudad es propicio para los encuentros cercanos, para saldar viejas deudas con otros continentes y para la retroalimentación.

Casi al cerrar la reunión el viceministro de cultura exhorta a concretar acuerdos, a vitalizar los espacios que han estado inamovibles por mucho tiempo y que sea la cultura avileña la que gane en divulgación y promoción.

Se están dando pasos interesantes en este sentido, y de eso de trata el informe que Virginio Menéndez Moro, Director de Cultura, lee para que sea valorado por la concurrencia. Se habla de los spots promocionales de nuestros artistas de la ACAA y de la plástica que ya están en los circuitos de la cayería norte y que deberán surtir un efecto importante en la promoción a la obra de nuestros artistas.

Pero, a mi juicio, y así me lo comentaba también nuestro presidente provincial Alberto Fernández Pena, nos estamos olvidando de los Espacios Públicos para volcarnos solo al turismo, solo a las propuestas para los extranjeros. Y, repito, nos estamos olvidando de las infraestructuras, los espacios públicos. ¿Dónde están? ¿Qué hacemos con ellos?

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

UN PORTAL PARA LA LOCUCIÓN CUBANA

 

Por: Vasily M. P.

 

Con la presencia de un locutor de primerísimo nivel como José Antonio Nápoles Arango se celebra en la Ciudad de los Portales el III Evento Científico de Locución. La cita desemboca en el mismo primero de diciembre como celebración por el día nacional del locutor. Así confluyen en tres jornadas de sana teoría realizadores y especialistas de la radio y televisión avileñas.

José Antonio Nápoles Arango es conocido por sus años de trabajo en el Noticiero Nacional de Televisión, miembro de la UNEAC y entre otras ocupaciones que realiza tiene la de ser un maestro sin igual. Bajo su responsabilidad está la conducción de un curso llamado Arte,técnica y práctica de la locución que supo atraer el interés de locutores, guionistas, realizadores y especialistas de los medios de comunicación.

DSC08482 (2)

Es el momento propicio para debatir sobre temas imprescindibles como la manera en que los locutores defienden nuestra identidad; el papel que juegan en la transmisión de mensajes coherentes con la construcción de un hábito de vida saludable; así como el rol de facilitador social que nunca, sea cual sea su trinchera, deben olvidar.

También se habla de los guiones para radio y televisión. La responsabilidad que deben asumir quienes los escriben para que los mismos sean verdaderas obras literarias y no simples vías de ganar dinero. Se debate sobre los asesores que no cumplen con su función de rectorar las temáticas de los programas afines y se dejan llevar por el acomodamiento y el facilismo. Asunto este que va en contra de la política cultural y la necesidad de  alimentar con alta cultura a la sociedad cubana de la actualidad.

No dejan de mencionarse otros asuntos propios de la economía y del acto de vivir de las cuartillas mecanografiadas. Pero la mirada se centra en la locución, en las distintas propuestas a que no se disipe en Ciego de Ávila el slogan de la Capital de la Locución cubana ni el espacio social que hoy ocupa la Alameda de la Locución. Queda claro que le toca al gobierno en la provincia su cuidado y el respeto al plan de  conservación que se trazó para la misma desde su construcción.

En las horas finales del curso José Antonio Nápoles hace una defensa a ultranza de los valores que originaron a nuestra Revolución y del significado palpable de palabras como Patria, Lugar Común, Defensa, entre otros. Alegando que es necesario para el buen locutor dominar estos significados y enchufarlos de contemporaneidad, de sentido real, pero sin perder esa piel tan necesaria como la Identidad.

Insta, además, a que cada trabajador de los medios salvaguarde su puesto laboral pero también la cultura; el arte que hacen pero también la arquitectura urbana; la responsabilidad de sus colegas pero también la de aquellos obreros que asumen distintos roles para el desarrollo de nuestra sociedad.

Resulta agradable ver a la sede de la UNEAC avileña repleta de artistas de la palabra tantos activos como jubilados. Conquistan un espacio que es también de ellos porque todo defensor de la cultura cubana es casi un miembro de nuestra organización y merece el mismo respeto. Aquí se habla de todo un poco, pero por sobre todas las cosas, se alza a Cuba como una bandera que además de identificarnos limpia el polvo de la frente y oxigena la sangre para nuevas batallas.

La vida ha de ser una constante cruzada. Al locutor cubano le toca servir como mediador en cada una y que sea, al final, una conquista de la razón y del buen sentir. Al locutor cubano le queda la sempiterna tarea de ser Cuba y llegar al corazón de todo aquel que mueva el dial o sintonice un canal televisivo esté donde esté. Al locutor le sirve el traje más grande del mundo y hasta el más estrecho, porque ha de estar preparado para toda ocasión.DSC08508 (2)

Ya en el mismo primero de diciembre el departamento de promoción de la UNEAC avileña vive la emoción de una revista cultural Matices que se transmite desde aquí. Así comprobamos que cada locutor es un pedazo de isla que acoge  a tanta gente como se quieran sumar. Y halan corazones.

Se aprovecha la ocasión para cederle el micrófono una vez más a aquellos locutores que prestaron color, elegancia y talento, a esta catedra de locución cubana y todavía tienen mucho que decir y que prestarle al patrimonio sonoro de la ciudad. Por acá pasan figuras como Magda García Marrero, Ibrahim Ulloa Figueredo, Luis de Oro, José Antonio Nápoles, entre tantos jóvenes que siguen dando batallar a la cultura avileña.

Se celebra entonces el Día Nacional del Locutor con los honores a quien honor merece desde la sede la UNEAC avileña, orgullo de muchos artistas que aman y defienden el tamaño de isla que le es propio.

 

 

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

SE RECONSTRUYE UN ESPACIO PARA LA CANCIÓN CUBANA

 

Por: Vasily M. P.

 

-.Del 27 al 29 de noviembre el Teatro Principal de Ciego de Ávila vive la reapertura del festival de la canción popula Channy Chelacy. En esta oportunidad se celebra su edición número XVIII. Quince obras en concurso. Premios a la interpretación, a la creación y orquestación, así como al desempeño escénico-.

Antes de comenzar a escribir este texto quiero agradecer a los encargados de la reconstrucción de un evento necesario en la provincia, famosa por presencia de portales y por su estilo de locución, entre otras cosas. Y es que además de críticas, retomar un festival como el Channy Chelacy merece parabienes, ensanchamientos.

Para nadie es un secreto que la competencia es necesaria para el desarrollo. Motiva y hace grandes a los pequeños o sobrevalora la potencialidad de los que ya están en la fase meseta de su carrera. Posibilita la actividad creadora de muchos, y permite que con un buen espectáculo, el público se sienta agradecido y feliz.

Así las cosas fueron sucediendo desde el 27 de noviembre en el coliseo de la ciudad de los portales en la XVIII edición del Festival de la canción popular Channy Chelacy que ya andaba por las arcas del olvido. Traerlo a la palestra pública, empeñar esfuerzos y recursos bien vale la pena.

Su escenografía a manos de dos jóvenes que desde la estética de la AHS y con sentido de la cabalidad, supieron organizar y darle un sello a este festival, cumple su cometido y agrada. Lilian Miguel Carmonell y José Ángel Guerra confeccionaron varios pendones con una estética art pop con el rostro de Moraima Secada (1930-1984), a quien se le dedica esta edición del festival, y lo esparcieron, bajo influencia de Dalí, en las alturas del proscenio.

Hay unas consabidas rosas en los alrededores del entablado y en las escaleras de acceso al mismo como ya nos tiene acostumbrado este tipo de festival. Aunque resulta muy complejo hacer escenografía con una logística precaria y con pocas posibilidades de expansión, este diseño amerita la puesta en escena y consigue una visualidad «otra» en contradicción —gracias a Dios— con aquellas notas y símbolos musicales casi sempiternos. En contraste con las escenografías digitales y automatizadas que en otros países facilita el trabajo de los escenógrafos.

La conducción del espectáculo, a mi juicio, debió estar encaminada hacia una variante mucho más suelta e improvisada que dejara a un lado las horripilantes cartulinas en manos de los locutores, con los nombres de las obras y creadores más las menciones a las que se hace referencia, pues afean el desempeño del anunciador y lo amarran a una estética que no se aviene con el suceso.

Faltó, creo yo, si se trata de un festival con carácter nacional, hacer mención de la provincia a la que pertenecen obra y creador.

El carisma y la profesionalidad de estos dos artífices de la palabra salvaron, en más de una ocasión, el nivel del espectáculo y casi le ofrecieron la espontaneidad necesaria. Todavía había que repensarse la actitud escénica de los mismos para otras ediciones, y la preparación personal con el objetivo de colocarse a la altura de los tiempos que corren y la dinámica de nuestra vida.

Otra mención merecen las quince obras en concurso. Estamos viviendo tiempos de una dejadez por el cuidado de nuestra identidad. No solo como avileños sino, también, como cubanos. Y le toca al arte rescatar esta identidad y servir como escuela a las futuras generaciones para que amen el pedazo de suelo que pisan y la cultura que viven. De lo contrario, estará todo perdido.

Por lo que creo que una mejor selección de los géneros en concurso hubiera bastado para hacerle el juego a la política cultural y ser coherentes con lo que por algún tiempo los artistas de vanguardia del país venimos abogando. Y es que en esta edición del festival hay un desbalance de géneros donde se ve favorecida la balada pop. Una sola guajira, un son y una canción de ¿nueva trova? como representantes de la cultura que somos.

El resto de las canciones casi no nos pertenecen o no nos diferencian de otros festivales del país. Y en esto sí le achaco responsabilidad al comité organizador del Channy Chelacy. Desde su convocatoria hay que velar por la inclusión de estilos musicales cubanos y procurar que el jurado de admisión trabaje sobre la misma cuerda para que después en pleno festival no se vea tanta diferencia y desbalance.

Las canciones, en sentido general, gozan de cierta calidad, aunque por supuesto se nota una tendencia al facilismo en las letras que todavía lacera la creación. Tendencia en la que habría que trabajar en futuras ediciones del festival con tal de asegurar calidad literaria, de lo contrario no sería necesario incluir a metodólogos de Literatura en un jurado que premia identidad cubana. A mi entender, la gran ausente en este XVIII festival de la canción popular cubana.

De la interpretación podría hablar muchísimo, pero caería en la tentación de herir susceptibilidades y no es mi objetivo. Aplaudo a manos llenas de admiración y respeto el calor y el auge que ha ganado el cuidado interpretativo de nuestros cantantes. Pero, ojo, seguimos descuidando dinámicas, matices, técnica vocal, lo que nos hace gritar en escena y maltratar métricas, ritmos y hasta candencias melódicas.

No digamos que apenas existe esa teatralidad que es propia de la interpretación y que permite al cantante imaginar la escena cantada para luego transmitirla a tenor con la escuela de Stalisnavski. Cada cantante, salvo excepciones claro está, transmite por la calidad de su voz y el timbre adecuado.

Está ocurriendo en ciego de Ávila frecuentemente que el volumen del sonido de las orquestaciones es tan elevado que no permite al que canta regodearse en matices y técnicas propias del aparato vocal, a temor de no escucharse o perderse intenciones. En concordancia con aquello de que «la violencia genera violencia», el volumen demasiado alto genera gritos.

Otra de las cosas que veo en la zona de dudas es el premio a la orquestación. Resulta que sí considero necesario que esta se premie, loable es la creación de esos músicos orquestales que consiguen transmitir a un tiempo, identidad y pasión, pero es legítimo que se le ponga límite a la cantidad de obras orquestadas. Resulta desigual y lastimero que un músico tenga 8 obras contra dos de otro músico o cinco o una sola. Había que, a mi parecer, aclararlo en la convocatoria.

Aplaudo el empeño de aquellos que han trabajado hasta el agotamiento porque este festival resulte y con calidad. El jurado que tiene a su cargo la decisión de premiar obras y creadores, intérpretes y orquestaciones, tendrá la siempre dura tarea de vencer subjetividades para hacer justicia. Este jurado, que me parece adecuado, está compuesto principalmente por Vania  Borges, Rey Montesinos (Presidente), Oscar Solís, Rafael Espín, y por otros especialistas del centro de la música avileña y metodólogos de Literatura; todos bajo el liderazgo de Eddy Vargas.

Hasta la noche de este 29 de noviembre de 2015, la ciudad de los portales y Capital de la Locución cubana tendrá abiertas las puertas de este XVIII festival de la canción popular Channy Chelacy que cumple su cometido y nos arranca aplausos, agradecimientos, y el deseo de una mejor salud.

 

 

 

 

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

UNA UTOPÍA DESDE EL SALÓN DE REUNIONES

 

Por: Vasily M. P.

Como Jonathan Swift, el autor que ridiculizó a la sociedad irlandesa de su época con la admirable novela Los viajes de Gulliver, también tengo mi utopía. No para burlarme del momento histórico en que me tocó vivir si no para hacer un poco de juicio crítico sobre las cosas que están pasando desde hace ya algún tiempo en la ciudad de los portales.

Todo tiene un principio. Y mi utopía, en el comienzo, es un salón de reuniones bien amplio donde están, en el sitio de los espectadores, todos los dirigentes y especialistas de las instituciones culturales. En la presidencia, los artistas más destacados de la provincia que tendrían la suerte de ser representantes especiales por cada manifestación.

Se celebra una asamblea de balance. Por supuesto, especialistas y dirigentes de cultura analizan y critican el trabajo de los artistas en los últimos dos años. Hay un redactor de acta, hay prensa invitada y cobertura total para los medios de comunicación nacionales. Se incluye también la alta expectativa y el deseo enorme de que algunas cosas mejoren, así como apatías y falta de cohesión.

Se lee un informe de balance que refleja la inconformidad de los dirigentes con algunos aspectos, pero se pone por encima de todo, y como un remedo, la calidad de la obra de los artistas y su importancia en el desarrollo social de la ciudad. Se esgrime el papel transformador del artista, así como la necesidad de seguir trabajando en función de mejorar las condiciones de trabajo de los dirigentes y especialistas.

Terminada la lectura del informe se levantan las manos al unísono para aprobar el informe. Hay aplausos y uno de los artistas, entonces, abre la sección de debates.

Nadie se decide a romper el hielo. Después de casi un minuto de mutismo profesional un promotor levanta su mano y se dirige al micrófono. La voz le sale en un hilito que amerita un carraspeo de garganta y un respirar profundo.

Comienza a quejarse por la ausencia de artistas en sus actividades a pesar de que a la gran mayoría se les avisa por correos electrónicos, llamadas telefónicas a sus casas y hasta sms a los móviles —los que ya tienen. Aclara que el escaso público que asiste a las actividades nada entiende de arte y que por lo mismo la actividad no cumple su cometido.

Termina de hablar y mientras va a ocupar su asiento se levanta una cortina de murmullos de la que no se puede dilucidar nada en claro.

Un dirigente que ostenta más de cuatro distinciones en su pecho derecho alza la mano y se dirige al micrófono más cercano. La voz sale firme y con autoridad. Empieza aclarando que lleva más de 30 años en el sector de la cultura, que podría estar más cansado de lo que habitualmente está, pero que no pierde las esperanzas de que algún día los artistas hagan algo para salvar la inercia que hoy día les ataca como una epidemia.

Continúa diciendo que no hay que asistir a las distintas peñas, tertulias, exposiciones y puestas de todo tipo para darse cuenta de la apatía y falta de compromiso que se ha adueñado de todos los artistas —pide disculpas por generalizar— y no se dan cuenta del papel que juegan en el buen desarrollo cultural de una sociedad.

Se echa parte de la culpa de que esto suceda y agrega que las instituciones también deberán cargar con una buena parte de esa responsabilidad, pero, sigue diciendo, las instituciones no hacen arte ni necesitan ser promovidas, por lo que sus funciones están limitadas justo donde empiezan las funciones del artista.

Hay una ovación que es aplacada enseguida por uno de los artistas de más edad sentado a la presidencia.

El dirigente continúa su alegato diciendo que ya no se sabe qué inventar para que los artistas hagan vida social, que dejen a un lado su sanctum sanctorum de la creación  y vayan a las calles a interactuar con el pueblo.

Esta vez la ovación inunda todo el espacio sin dejar posibilidad de ser detenida.

El dirigente, satisfecho con lo dicho y la reacción de los allí presentes, regresa a su silla.

Otro especialista comienza a hablar sobre lo difícil que resulta la comprensión del arte contemporáneo donde casi todo resulta ser una obra de arte.  A su juicio, los artistas y escritores están creando solo para ellos, y se olvidan de que existe un pueblo heterogéneo en su constitución que necesita consumir arte pero también comprenderlo.

Asegura que el arte tiene casi la misma condición que la Educación. Si no transforma a las personas, si no instaura estilos de vida sanos, o al menos los propone, pero de forma comprensible, se queda en la simple contemplación de un suceso.

Cuando termina de hablar vuelven los murmullos y esta vez se entiende alguna voz que dice «toda la razón», «hay cada obra que no se entiende ni el título», «…y se dicen artistas», «yo mismo que soy licenciado tengo que buscar diccionarios de todo tipo».

Otros especialistas y dirigentes hacen uso de la alocución proponiendo que los periodistas asistan de una vez y por todas a las actividades y que luego reseñen, critiquen, pero dejen de informar solamente, en los distintos medios de prensa. Se pide también que los artistas contribuyan a la vida orgánica de las instituciones que fueron creadas para satisfacer algunas de sus necesidades. Alguien aclama por un mundo libre de artistas que no se identifiquen con causas sociales, ni con la política, ni con los más elementales principios humanos.

Casi todos coinciden en que se lanzan convocatorias, se promueven artistas, obras y espacios de promoción, se hacen llamados a la acción, y que son pocos los artistas que acuden o hacen uso de su derecho universal de dejarse informar.

Se propone un frente común contra el mercantilismo y en pos de la creación genuina, así como un sindicato para aquellos dirigentes y trabajadores de la cultura que quieren transformar el panorama artístico-cultural de su comunidad.

Finalmente, queda redactado y aprobado un acuerdo, el número 666 que prohíbe a los artistas destruir el patrimonio cultural heredado de nuestros mayores y que significan el alma y la razón de ser para cada ciudadano.

También se recoge en acta la necesidad de constituir un plan de desarrollo que recoja estrategias para sembrar en cada artista el sentido del compromiso, de pertenencia, el apego por las buenas costumbres y el arte de vanguardia. Nadie da un plazo para la conclusión de la tarea.

Esta utopía dura por espacio de cuatro horas ininterrumpidas. Termina con una ovación inmensa y con el compromiso de hallarle una solución a todas las demandas. No sé qué habrá pasado después. Es el destino de toda utopía la incertidumbre.

 

 

 

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

DOS CORRIENTES, UNA ENSEÑANZA

 

Por: Vasily M. P.

 

 

Este texto viene precedido de largas conversaciones con artistas que siguen paso a paso el curso de la cultura nacional. Los incluyo de lo que prefiero llamar una dicotomía de visiones y en la actitud creadora. Por un lado estarían aquellos que piensan la cultura de una manera conservadora. Y por el otro, los que la visionan con un estilo progresista.

Me refiero por lo menos a un significado de estos términos menos literal pues ya sabemos lo que ambos representan en materia política, económica, filosófica, etc. Solo me estaré refiriendo a un significado más relativo a la manera de actuar, de pensar. Así les pido que no vean estas, vamos a llamarlas directrices, como ejemplos de mi ignorancia o bajo nivel cultural, para eso sobran otros ejemplos.

Es propio de la justicia afirmar que esta teoría que promulgo no es nueva, ni es propia. Lo cierto que tiene múltiples creadores. Aquel locutor que un día me dijo que se estaban «perdiendo» los viejos modelos de locución y que tanta distinción habían ofrecido a la provincia de Ciego de Ávila como para considerarla la Capital de la Locución Cubana, me llevó a ir sospechando que algo estaba pasando. Y a decir verdad, algo no muy positivo que digamos.

Porque es cierto que hay una marcada diferencia, por ejemplo, entre los antiguos locutores —aquellos que yo colocaría dentro de la vertiente conservadora—  y los de reciente formación —que ocuparían un lugar dentro de la corriente progresista—; y tendría que darle la razón a los que dicen que estos nuevos artistas de la palabra no tienen una «voz engolada», no «matizan el texto que leen», no tienen en cuenta la «dicción» y por lo tanto pierden el poder de la «comunicación con el oyente». Además de que sostienen que muchos de estos locutores noveles, con tal de ser «contemporáneos» olvidan el «carisma y la identidad que representan».

Analizando estas cuestiones, y muchas otras que por razones lógicas de espacio no transcribo, me atrevo a decir que en algo tienen razón. Y resulta que la naturaleza del desarrollo humano impone la noble influencia de una generación sobre otra, y que por las leyes de la dialéctica estas generaciones comparten, luchan o denigran espacios. Por lo tanto, lo que en un tiempo era imposición, en otro se vuelve libertad por interés o todo lo contrario.

Así he visto a muchos jóvenes que en la radio o en la televisión olvidan leyes elementales de la locución y conducción, no es que lo hagan mal porque algo de la técnica se mantiene y las maneras adecuadas para conducir o comunicarse en los medios. Pero se ha ido perdiendo algunos detalles que a mi parecer sí marcan la diferencia. Por ejemplo, engolar la voz, en la radio al menos, es casi esencial porque da presencia, da eso que en música también existe y que es el color. Da identidad y, sobre todo, es a la cordialidad humana lo que los buenos modales.

Sé que la diversidad de criterios en cuanto a esto varía de generación en generación. He sido testigo de largas y tropicales discusiones y he sacado en claro solo una sola: la técnica es necesaria, lo que podría modernizarse es la forma de enseñar la técnica, crear dinámicas para que los locutores en formación se apasionen con su trabajo y sean verdaderos trasmisores de esa sabiduría tradicional. Sirve para todos los artistas.

Lo mismo ocurre en el teatro, por ejemplo. He visto ya suficientes puestas en escena en donde la improvisación está a la orden del día. Donde el tempo ritmo de los actores no se tiene en cuenta y los textos son atropellados entre los mismos actores, la espontaneidad hace de corazones ruinas insalvables y donde lo único que veo interesante es la participación real del público y el sentido de la honestidad y de la sinceridad.

Algo parecido sucedía en las artes plásticas hace ya un buen tiempo con las llamadas apropiaciones. Son válidas, las acepto, incluso me parecen acertadas cuando se utilizan de manera inteligente, con un concepto y teoría de avanzada, con un discurso insurgente y con ganas de verdad de irrumpir en la historia de las artes visuales. Para colmo, le colocan al pie de la obra un Sin título que viene a destruir todo concepto —si alguna vez lo hubo— o todo intento de contar en imágenes alguna cosa.

Creo que no se dan cuenta estos artistas que al no colocarle títulos a las obras van conformando a un espectador facilista o simplista que solo contempla, pierde deseos incluso hasta de analizar la obra que percibe. Y eso no debería suceder. Los artistas también son responsables entonces de la formación de públicos.

A mi juicio, en el arte no debería existir pérdida de valores aunque tampoco habría que olvidar que es hecho por artistas que son entes de la sociedad y que esta es como un organismo vivo. Uno influye en el otro y los dos se complementan. Cambian para bien o para mal, pero tienen un sentido, una lógica.

Los extremos son siempre nefastos y deberían evitarse a toda costa.

Conservar nuestras raíces es de sabios porque un árbol es porque tiene raíces; pero también ser progresistas se hace necesario porque nos impulsa al mejoramiento humano. El equilibro entre uno y otro es imprescindible. Salvar al hombre a través el arte es la esencia misma de toda creación artística. Enseñar pero sin olvidar la esencia de lo enseñado. Cambiemos la forma y lo que resulta banal del contenido, analicemos lo que hacemos y veremos que todo lo mal hecho tiene remedio.

 

 

 

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

EN LA ESTACIÓN INTERIOR DE UNA VIVIAN VILA INMENSA

 

Por: Vasily M. P.

 

 

Tarde de miércoles 18 de noviembre de 2015. Galería Azagaya de la UNEAC en Ciego de Ávila, una ciudad que se distingue por sus portales, su poesía y béisbol. Una ciudad que llena los espacios vacíos de aquellos visitantes que mueren por encender esa luz en el alma que permite una mayor felicidad.

Vivian Dulce Vila Morera (Florida, Camagüey, 1956) es una escritora, investigadora, poeta y mujer de sentimientos a flor de piel que es miembro de nuestra UNEAC desde el 2006 en su filial avileña. Ha sabido ganarse un espacio en la cultura del patio porque atesora momentos culturales de los que fue partícipe y testigo directo.

DSCF8093

Es una poeta que trasmite sinceridad y deseos de colaborar con el arte. Los distintos talleres que produce desde la facilidad de su vocablo así lo atestiguan. Cuando puede ayudar a un nobel escritor lo hace con toda la fidelidad del mundo y con sentido de la honestidad. No le interesan ni la injusticia ni la alabanza. Aunque no deshecha honores cuando los merece.

Por eso en esta tarde, desde las tres y algo más el público avileño que visitó la casa pudo atestiguar el alto vuelo poético de esta mujer que recientemente llegó después de un mes en tierras norteamericanas. Fue a trabajar en la publicación de un libro de poesías que verá la luz dentro de muy poco.

Nos pone al tanto de los avatares del viaje, sus motivos, los lugares que visitó y la idiosincrasia norteamericana de la que fue parte por unos días y que, de alguna forma contaminó con la suya avileña. Una mujer poeta, con sensibilidad propia y una identidad que se riega cual lluvia necesaria, vio esa ciudad enorme, cosmopolita, la vivió, Miami, y no le gustó.

Así nos cuenta de la visita a la casa de Juan que, como un museo, recoge las huellas del arte renacentista, barroco y con un jardín neoclásico. Una casa museo que expone obras originales de Rubens, ese pintor excepcional del Barroco que supo a un tiempo capturar el espíritu de la época y explayar su genio creador.

También nos enteramos de sus andadas en metro, de la opulencia de la ciudad, del maldito consumismo que tanto aniquila al espíritu, esa innecesaria necesidad de comprar para estar actualizados. Y nos cuenta, además emocionada, que se sentía extraña por esas calles, con un café amargo pero demasiado aguado que no tenía la fortaleza del café cubano ni su recuerdo. Que no dejó un momento de pensar en su pedacito de tierra, ni un segundo.

Hace recuento también de sus ancestros ibéricos, de su unión con las tradiciones autóctonas así como sus primeros trabajos como investigadora sobre la cultura avileña y el folclor que aún vive a pesar del tiempo y el paso de las generaciones.

Hay un momento en que un artista de la plástica avileña le hace un par de preguntas que ella responde de manera muy emotiva, con lágrimas en el borde su alma, y expone su mejor concepto de poesía y es «una mujer, sin importar que sea pobre, rica, sucia, agradable… una mujer con un niño en brazos… una mujer con un niño en brazos». Y resulta que Vivian D. Vila es una madre de dos varones que aunque no siguen el camino del arte han sabido recompensar las atenciones y el cuidado de una madre excepcional.

Nos lee más de tres poemas porque se siente cómoda. Le agradan la proximidad del público, su respeto y atención, así como el ambiente sano que se ha logrado en esta tarde. No escatima en palabras, detalla lo que cree necesario y mueve las manos como una mujer extasiada con la vida que vive.

Nos hace partícipe de sus propias emociones. Nos coloca en el centro de todas las cosas. Estación Interior, una tertulia para ampliar conocimientos sobre la vida y obra de nuestros escritores, se vuelve una casa inmensa para que esta poeta, esta defensora de nuestra identidad, se exprese como mejor sabe hacerlo: con poesía.

 

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

UNA EXPOSICIÓN SIN PIES NI PISADA

 

Por: Vasily M. P.

 

No nos conocemos, pero la obra creadora entre dos artistas es la mejor manera de establecer algún tipo de diálogo. Conozco tus dibujos que es igual a decir que conozco tu obra. No toda, por supuesto, no creo que exista un ser humano que conozca la obra toda de un artista, pero sí la suficiente como para hacerme una idea de por cuál rumbo va tu creación artística. Quizás de mí no conozcas nada y ese podría ser el preámbulo para desconfiar de mis palabras, estas, que pretenden ser críticas.

Te preguntarás, ¿a causa de qué pretendo hacer crítica? Y resulta que fui a la galería del consejo de artes plásticas de Ciego de Ávila, vi tus dibujos en esa expo personal que seguramente para salir de “apuros” “te hicieron montar”.

Te confieso, además, que soy un admirador del dibujo como técnica y del dibujo como producto artístico que se expone además. Y una de las cosas que más admiraba o admiro en tu obra es el nivel de detalles, la sensación de realidad que emana de cada cuadro.

Ahora bien, ese nivel de detalles, en estos escasos nueve dibujos que nos presentas como exposición personal no representan, a mi juicio, todo tu potencial ni todo el sentido del acabado que otros dibujos tienen. Es como si Al Jorge Dager Pérez que conozco de otras obras lo hubiesen transfigurado en este menos sustancial.

Sé que no es así, no te asustes. Es solo una manera de decir y conozco a plenitud que la obra consecuente de todo artista tiene las formas de un camaleón porque va a la par del desarrollo personal. Y este, cuando es genuino y dinámico, se vuelve indómito y no entiende de reglas ni normas.

Me gustaría suponer que ya lo sabías y que la causa de esa desproporción en la expo se debe, primero, a la premura con la que fue escogida o preparada, y en segundo lugar por no tener una estructura de la misma que consiga transmitir un mensaje o llegar a la comprensión de los espectadores. En el peor de los casos, el mal influjo del salón XXVII de las artes visuales avileña te arrastró consigo.

Eres graduado de la Academia de artes plásticas de Morón desde el 2008, y sé que tienes algunas exposiciones personales que ameritan tu calidad como dibujante, sobre todo algunas menciones y premios en certámenes importantes. Por lo que tu resguardo cultural, ese que te hace persona-artista ha de estar bien copado. Pero no deberías descuidar nada, ni un solo aspecto.

El simple hecho de exponer no puede ser el objetivo. Como mismo juntar un grupo de textos para publicar en un libro no puede ser el fin del libro. Porque tanto la exposición plástica como la creación de un libro son objetos artísticos que van a perdurar en el tiempo como trasmisores de la sabiduría humana y como extensión del Hombre. Por eso su preparación debe de ser concienzuda, inteligente, con cierta dosis de picardía e intencionalidad. Nada o casi nada debe quedar al azar.

Tampoco esto lo veas como una regla. Hay muchas otras teorías, todo artista se fabrica una, de hecho esta es la mía.

Presiento que es lo que está ausente en tu exposición. Pero no te asustes ni acongojes, es algo que tendrás tiempo de preparar para futuras muestras. No olvides nunca que desde el título hasta la disposición concatenada de los cuadros llevan una relación casi mágica; no obvies tampoco el concepto de cada obra y el papel que juegan unas y otras en ese universo integrador que es la teoría o el discurso.

Dibujar es, como la pintura y demás manifestaciones de la plástica, otra manera de decir, más ágil, más inquieta, con atisbos de dulzura y toques de ingenuidad, pero grave en sus propuestas, elegante en su conjunto. Esto lo debes saber, solo estaré siendo reiterativo.

Quizás todo este texto se resuma en la estructura que has de asumir para conformar la concatenación de cuadros en la muestra. Y es que de eso depende tu éxito más allá de la “mano que tengas” o del nivel conceptual que procures. Por eso nunca permitas que la curaduría te mate los contornos de tus cartulinas así no hayan marcos adecuados. Es mejor exponer sin marquetería que mutilar tu firma o un solo milímetro de tu obra.

Cada línea es tuya, cada oquedad, cada área blanca o zonas quemadas. Eres el dueño, pero a la vez, eres quien respeta por encima de todos el producto final que no debe sufrir mutilaciones bajo ningún concepto a no ser, claro está, que sea ese tu propósito. Y ahí volvemos a la estructura de la muestra, al concepto, a la idea original.

No pierdas el rumbo, es mi consejo. No pretendas complacer a otros o a todos. Haz tu obra, supérate en cada dibujo. Conceptualiza y fertiliza tus neuronas con nuevos conocimientos. Arma tu discurso desde la verdadera preocupación creadora y ambiciona llegarle al público con un lenguaje asequible.  No desperdicies el tiempo haciendo malabares sobre el papel ni tratando de montar una exposición que ni siquiera existe. Ni permitas que alguien la exponga por ti.

Podría escribir más cosas sobre esta exposición, pero creo que lo esencial, eso que pienso sea mejorable, ya está dicho. Quisiera que me tomaras por un amigo que pretende ayudarte a construir, nunca el enemigo que desarma y articula alguna venganza. Mi pretensión es hacer vida cultural desde la escritura. Por eso me acerqué a tus dibujos, esos que ahora mismo yacen en las paredes frías de una galería de arte, y me propuse escribir un texto donde realce tus dones y te diluya los desaciertos. Así se construye, en mi opinión, el ambiente propicio para cultura.

 

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS