COMITÉ PROVINCIAL DE LA UNEAC

PRESIDENCIA NACIONAL DE LA ASOCIACIÓN DE ESCRITORES DE LA UNEAC

Por: Vasily M. P.

Realizada en la Habana, del 26 al 28 de abril de este 2017, la Presidencia Nacional de la Asociación de Escritores de la UNEAC, con la presencia de los presidentes de las filiares provinciales de casi todo el país, me dejó un sabor agridulce.

El tema central giró en torno al mundo digital y su impacto en el ámbito creativo de los escritores. Si bien para mí es un tema más que interesante, no dejo de reconocer que unas jornadas mucho más espectaculares y de contenido sin dudas imprescindible, habrían hecho del suceso un momento memorable.

Con la presencia también de importantísimas figuras del panorama literario cubano, este encuentro tuvo a bien el debate de asuntos medulares para el desarrollo consecuente de la promoción y divulgación de la literatura cubana.

Se vieron asuntos como la necesaria informatización de nuestros escritores, así como el trabajo consecuente y rutinario de las distintas sedes de la UNEAC en todo el país. De esta forma se podría alcanzar una verdadera divulgación no solo de cada actividad sino, también, de la obra de nuestros escritores y artistas y, por consiguiente, de la cultura cubana.

Si vamos a convivir en un mundo poblado de seres y espacios digitales, si el universo ya no solo es físico, sino que también es virtual y aumentado, si ya los sueños no son las únicas salidas de la realidad, entonces habría que ponerse en sintonía con los tiempos y la tecnología que corren. Y ser verdaderos hijos de estos tiempos, como quería Martí.

Es cierto, y eso se analizó también en la cita, que las condiciones económicas del país todavía no nos permiten ampliarnos en cuanto a la internet y la cobertura para cada ciudadano, pero se dan pasos concretos en pos de eso y los escritores vemos, con algo de optimismo, el futuro digital de nuestras generaciones.

Pero necesitamos más.

Hablamos también de los espacios televisivos y de la necesidad de que la UNEAC vuelva a tener presencia en la programación nacional. En ese punto, agradecimos el papel de la AHS que ha conseguido mantenerse en el gusto y la preferencia de los jóvenes con sus espacios de promoción y divulgación, convirtiéndose en un ejemplo de constancia y abnegación para hacer visible la obra de sus artistas.

Pero también se hace necesario que no solo se visualice la obra de los jóvenes, sino que, además, se mantenga la memoria histórica, artística y cultural, de aquellas generaciones que hicieron posible el presente de la Patria, como bien planteaba Alberto Guerra y que era una de sus más caras preocupaciones.

Alberto Guerra también proponía crear espacios promocionales para los escritores de vanguardia de la UNEAC y que tuvieran como paradigma lo que día a día realizan los creadores de la universidad en Guadalajara, con Café Chejov, y que bien nos podría ayudar a mantener vivo el recuerdo de esas generaciones históricas que todavía hoy posibilitan el surgimiento de nuevos escritores.

Víctor Fowler y su esposa, con amplias experiencias en el universo de la bibliotecología, expusieron sus prácticas en el mundo digital y derrumbaron, a un tiempo, las falsas creencias sobre la existencia de Bibliotecas digitales que en realidad son solo receptores de libros digitales, pues las bibliotecas tienen otras funciones y objetivos.

La crítica oportuna al espacio televisivo promocional, uno de los más vistos en Cuba, Mediodía en TV, y a la poquísima presencia de la literatura en la misma, fue expuesta con todo rigor por el escritor Emilio Comas. Fue un momento crucial que generó diversos debates y puntos de vistas.

La nueva edición de la feria Internacional del Libro por todo el país, fue también necesario tema de debate y análisis. Una vez más se puso en relieve la necesidad de ver a los escritores cubanos como creadores de literatura, no de libros entiéndase productos culturales o comerciales, y con mucho énfasis, Alberto Guerra, defendió esta posición que es la de muchos escritores cubanos.

Compartió con nosotros su presencia el actual presidente del Instituto Cubano del Libro y varios de sus vicepresidentes.

El último día fue el pretexto para homenajear a Desiderio Navarro, en su cumpleaños, y por todos sus aportes desde la literatura, al desarrollo cultural del país. De manos de nuestro Presidente nacional, Miguel Barnet, recibió un original de Fariñas, quien también estaba presente en la sala Villena de la UNEAC.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE