COMITÉ PROVINCIAL DE LA UNEAC

Quiénes somos

2 (FILEminimizer)Teléfonos: 20-4511 y 22-7417
email: uneacca@uneac.co.cu
Promoción: promotores.ciego@uneac.co.cu
Facebook: http://facebook.com/UneacCiegodeavila
Twitter: https://twitter.com/UNEACA

El Comité Provincial de la UNEAC Ciego de Ávila fue creado el 4 de diciembre de 1987, pero la casa en la que actualmente reside fue inaugurada el 21 de Julio de 2006. El palacete que ocupa la Casa de la UNEAC fue construido en los años 20 por José Antonio Villena y Rodriguez-Vanegas, colono y político avileño que pertenecía a antiguas familias de la localidad y era descendiente del patriota Marcial de Jesús Gómez Cardoso. Villena fue gobernador de la provincia de Camagüey en época de Gerardo Machado.Al morir, la casa pasó a sus hijos y con posterioridad fue adquirida por el colono Sebastián Pérez, de origen canario, quien la vivió hasta que abandonó el país en los años 60. Después fue ocupada por la CTC regional y provincial según el momento, de ahí le fue entregada ara su reparación a la UNEAC.Unos años antes, en el otoño de 1975, estuvo en la entonces sede de la CTC el escritor Gabriel García Márquez, con posterioridad Premio Nobel de Literatura, quien en visita privada de trabajo buscaba información para un proyecto de libro sobre cómo los cubanos evadían el bloqueo o embargo norteamericano.Se reunió, según testigos del hecho, con René Salas, Nestor Proveyer (fallecido), Luisa Alejo, Andrea Hermida y otras personas.

Presidente:
Alberto Fernández Pena (Locutor)

Vicepresidente Primero:

Yoan Zamora (Trovador)

Vicepresidentes:

Félix Flores Varona (Escritor)DSC07829 (FILEminimizer)

Andrés Hernández Font (Músico)

Presidentes de Filiares:

Música: Juan Carlos Corcho
Artes Plásticas: Liesther Amador González
Artes Escénicas: Félix Rópeda
Literatura: Vasily M. P.
R. TV: Ángel Broche

 

 

NOTA ACLARATORIA:

El blog no se hace responsable de las opiniones de los colaboradores, pero si tiene en cuenta que los textos no vayan en contra de los principios éticos promulgados por la Revolución, ni de los Estatutos de la UNEAC.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *